NOTICIAS


11/05/2020

El petróleo se dispara ante la desescalada y los efectos del recorte


La entrada en vigor de los recortes anunciados por la OPEP + y EEUU y la vuelta a la actividad devuelven al Brent y Texas a niveles de marzo.



El proceso de desescalada de las principales economías del mundo está dando alas esta mañana a la cotización del petróleo, sobre todo a la del estadounidense, que se ha visto especialmente afectado por la crisis del coronavirus. Lo hace en mitad de un contexto de parálisis sin precedentes desde la Gran Depresión. Este hecho ha coincidido con la entrada en vigor del recorte de la producción hasta los 9,7 millones de barriles diarios pactado por la OPEP + y Estados Unidos y ha servido para generar algo de calma en un mercado que, por lo demás, sigue afectado por una enorme volatilidad.

El precio de la materia prima avanza por quinto día consecutivo. Así, el barril de crudo Brent, de referencia en Europa, se dispara un 14% este martes, hasta los 31 dólares, su nivel más elevado desde marzo. En el caso del crudo ligero norteamericano West Texas Intermediate, su cotización se dispara un 20%, hasta 25 dólares, también su nivel más alto en un mes y lejos de precios negativos que se marcaron a mediados de abril.

Ahora, la industria petrolera confía en haber pasado la peor parte a consecuencia de los bloqueos, sobre todo cuando varios estados de EEUU y países como Italia, España, Portugal, Tailandia e India han comenzado a permitir una movilidad mayor y la vuelta al trabajo de una parte del tejido productivo.

En medio de un escenario de sobreoferta, las perspectivas de consumo e oro negro no dejan de deteriorarse. La OPEP estima que, a raíz de la irrupción del coronavirus, la demanda de crudo será de 86,7 millones en el segundo trimestre y descenderá hasta un total de 92,82 en el conjunto del ejercicio. Una cifra que supone un problema, puesto que desde el cártel estiman que la oferta en este ejercicio -ya descontados los recortes anunciados hasta la fecha- alcanzará también los 92 millones de barriles.

Pese a ello, el banco estadounidense Goldman Sachs ha elevado su estimación de los precios del crudo WTI de cara al año próximo hasta los 51,38 dólares por barril desde los 48,50 esperados previamente. La revisión va en la misma línea para el barril de Brent, que sitúa en 55,63 dólares por barril desde los 52,50 que contemplaba inicialmente.

Fuente: La Información