NOTICIAS


20/04/2020

El derrumbe de la demanda pondrá "al límite" la capacidad de almacenamiento de p


La amenaza de un escenario en el que el sector petrolero no pueda absorber el excedente de producción provocado por el desplome récord de la demanda vuelve a planear en los mercados financieros, como ya sucediera semanas atrás, cuando algunos analistas llegaron a plantear una eventual caída del petróleo a cero dólares, o incluso a precios negativos.



Como ya advertía la mayoría de las firmas de inversión, el recorte de producción acordado por la OPEP+, el mayor de la historia, no es suficiente para neutralizar a corto plazo el derrumbe sin precedentes en la demanda. La Agencia Internacional de la Energía (AIE), en su informe mensual publicado hoy, pone nuevas cifras a la caída de la demanda: 9,3 millones de barriles diarios en 2020.

El mayor 'shock' se concentrará en el mes en curso, en abril, cuando la AIE pronostica un derrumbe de la demanda de 29 millones de barriles diarios, equivalente a cerca de un 30% de toda la producción previa al estallido de la crisis desatada por el coronavirus. En el caso del fuel, la demanda se reducirá en un tercio, hasta regresar a niveles de 1995.

La caída de 29 millones de barriles diarios no sólo duplica prácticamente los recortes a los que se han comprometido los países productores en las últimas jornadas, por un total de unos 15 millones de barriles diarios. La denominada OPEP+ (el grupo formado por la OPEP más aliados como Rusia) se comprometió a realizar sus recortes a partir del 1 de mayo, por lo que el desequilibrio entre la oferta y la demanda al más corto plazo amenaza con colapsar el sistema de almacenamiento de petróleo.

Según recalca la AIE, "nunca antes la industria del petróleo ha estado tan cerca de poner a prueba tan al límite su capacidad de almacenamiento".

No en vano, el director ejecutivo de la AIE, Fatih Birol, ha asegurado que con el paso del tiempo se recordará 2020 como el peor año en los mercados mundiales de petróleo, y da por hecho que abril será el peor mes de la historia de la industria petrolera.

Nuevo desplome de precios

El desafío al que se enfrente el mercado intimida de nuevo a los inversores, que reaccionan con otra oleada de ventas, a la espera de atenuantes como el compromiso de varias potencias de disparar las compras para sus reservas estratégicas de petróleo y reducir así el excedente de crudo en el mercado.

El barril tipo West Texas, de referencia en EEUU, amplía el descalabro del 10% sufrido ayer. Las caídas borran incluso la barrera de los 20 dólares, y sitúan su cotización al borde de los mínimos registrados durante la crisis.

El barril de Brent, de referencia en EEUU, se aleja por su parte del nivel de los 30 dólares. En sus descensos se repliega hasta los 28 dólares.

Analistas como los de Citigroup señalaron ayer que si bien el recorte histórico de producción de la OPEP+ impulsaba sus previsiones sobre los precios del petróleo a medio plazo, a corto plazo no veía margen para la recuperación, y ante la presión derivada del desplome de la demanda auguraba caídas por debajo de los 20 dólares.

Semanas atrás, los analistas de Citigroup se sumaron en su escenario bajista a las predicciones extremas iniciadas por Mizuho Securities sobre la posibilidad de que el petróleo baje a cero dólares o incluso a precios negativos ante los costes y la limitación del almacenamiento de petróleo.

Fuente: La Expansion