NOTICIAS


31/03/2020

Petróleo: nuevo desplome en los precios. ¡La situación se agrava!


La crisis energética se intensifica a medida que el petróleo cae a un mínimo de 18 años, una caída sin precedentes. Los bajos precios del petróleo están causando muchos problemas a grandes empresas, que tienen serios problemas. Las empresas más pequeñas podrían quebrar.



Los descensos en los precio del petróleo se agravaron ayer lunes, lo que provocó que los precios alcanzaran su nivel más bajo en 18 años, dejando un mínimo en el WT, a consecuencia de cómo el coronavirus está paralizando la demanda de combustible.

Los futuros del crudo estadounidense ayer cayeron 6.6%. El petróleo lleva en lo que va de año una caída del 67%.

El petróleo llega al último día de marzo con las mayores caídas porcentuales registradas en cualquier mes o trimestre, de todos los datos que se tienen desde 1983.

Los últimos descensos se produjeron después de que el presidente Trump dijo que estaba extendiendo las pautas de distanciamiento social para combatir el coronavirus otros 30 días más, hasta fines de abril, lo que provocó que los analistas de la industria redujeran aún más sus expectativas de consumo de combustible. La pandemia ha detenido totalmente la actividad económica y los viajes mundiales, lo que ha provocado una caída histórica en la demanda de petróleo.

"Cuanto más tiempo permanecen las órdenes de quedarse en casa , peor", dijo Andy Lipow, presidente de la consultora Lipow Oil Associates, con sede en Houston. "La puerta de la demanda se cerró de golpe contra la industria petrolera".

Mientras que los futuros del petróleo de EEUU están cerca de los 20 dólares, los precios regionales en lugares como Midland, Texas, son aún más bajos, lo que subraya la amenaza a la que se enfrentan los productores de energía en todo el mundo, y que podría provocar la quiebra de las compañías petroleras más pequeñas.

A medida que la pandemia continúa sin estar controlada, se disminuye el consumo de millones barriles de petróleo cada día.

La guerra de precios entre Arabia Saudita y Rusia ha hecho que la situación se agrave aún más.

Los principales exportadores de energía del mundo, junto con la Organización de Países Exportadores de Petróleo, no pudieron llegar a un acuerdo para reducir el suministro a principios de este mes y e incluso se plantean aumentar aún más la producción.

Para ayudar a proteger a los productores de energía de EEUU, la administración Trump está considerando intervenir en la guerra de precios del petróleo entre Arabia Saudita y Rusia, y los reguladores de Texas están sopesando si reducir la producción de crudo por primera vez en décadas, informó The Wall Street Journal a principios de este mes.

Los productores de esquisto Pioneer Power y r. Enviaron ayer una carta solicitando que la Comisión de Ferrocarriles de Texas celebre una audiencia para plantear si frenar la producción de crudo o no, informó The Journal.

En una entrevista con "Fox & Friends" el lunes, Trump dijo: "no queremos tener una industria que haya desaparecido" y que Arabia Saudita y Rusia "se hayan vuelto locos". "Nunca pensé que diría que tal vez tengamos que aumentar el precio del petróleo", agregó. Había pedido durante años precios más bajos del combustible.

Más tarde, el presidente sostuvo una llamada con el presidente ruso Vladimir Putin en la que los dos acordaron la importancia de la estabilidad en los mercados mundiales de energía, dijo el subsecretario de prensa de la Casa Blanca, Judd Deere, en un comunicado.

Las acciones de las compañías energéticas de EEUU subieron junto con el mercado de valores ayer, pero el sector energético del S&P 500 todavía pierde un 52% en lo que va de año.

Muchas compañías, incluidas Exxon Mobil, Pioneer Power y Parsley Ener, se han comprometido a recortar el gasto en respuesta a la crisis.

La caída en los precios del petróleo del lunes refleja una nueva visión de que, incluso cortar el suministro podría no ser suficiente para impulsar al alza los precios del petróleo. El crudo Brent, el indicador global de los precios del petróleo, cayó un 8,7% a 2,76 dólares por barril, otra señal de que un cierre económico más prolongado podría afectar aún más a la industria petrolera.

Los analistas de la industria dicen que hay un límite para la cantidad de petróleo que se puede almacenar en los EEUU y en los petroleros de todo el mundo, lo que podría alcanzarse si la cantidad de crudo almacenado continúa aumentando.

"La posible escasez de oferta que será causada por los productores que cierran la producción no será suficiente, y no creo que tenga ninguna acción de soporte de precios en los próximos tres meses", dijo Tamas Varga, analista de la correduría PVM Oil Associates. "En general, la situación es grave"

Fuente: Estrategias de Inversión