NOTICIAS


10/02/2020

El Brent, en mínimos de 3 años, ¿qué pasa con el petróleo?


El crudo se estanca y no supera los 55 dólares por barril tras las consecuencias del coronavirus.



En los últimos doce meses la cotización del Brent ha caído un 11,8% y el precio del barril se sitúa por debajo de los 55 dólares, un nivel muy bajo que no se veía desde 2017. Aunque, por el momento se mantiene alejado del mínimo de la última década situado en los 35 dólares en abril de 2016. La diferencia esta vez es que la Organización de los Países Exportadores de Petróleo (OPEP) ha introducido el mayor recorte de producción de la historia y pretende seguir insistiendo en esa vía.

A principios de 2019, la organización decidió recortar la producción en 1,2 millones de barriles diarios para levantar el precio del crudo. Lo cierto es que durante unos meses surtió efecto y el Brent se mantuvo en estable sobre los 65 dólares por barril. Sin embargo, en el último trimestre del año el crudo comenzó a bajar y no lograba acercarse a los 70 dólares, sino todo lo contrario. Por ello, la OPEP aplicó un recorte adicional de 500.000 barriles diarios. En total, desde enero se producen 1,7 barriles al día menos que 2017.

Este recorte, unido a las tensiones en Irán, hizo que el Brent remontara el vuelo y cogiera aire. Sin embargo, la llegada del coronavirus ha frenado de una manera preocupante la demanda de petróleo por parte de China, donde hay 60 millones de personas que apenas están saliendo de sus domicilios. Por ello, la OPEP se reunión el pasado jueves para intentar aplicar otro nuevo recorte adicional a la producción de 600.000 barriles al día. Sin embargo, la propuesta de Arabia Saudí no ha salido adelante y la producción se mantiene.

“El otro día escuché decir a un exmandatario de la OPEP que si hace unos años le dicen que, vistos todos estos recortes de producción, más las tensiones en Oriente Medio, más las sanciones a Irán (que no puede exportar petróleo), el petróleo está por debajo de los 60 dólares no se lo creería”, comentó el economista jefe de Tressis, Daniel Lacalle. “Esto se explica de una manera muy sencilla: estamos nadando en materias primas”, agregó. “Estados Unidos ha pasado a ser el mayor importador de crudo a ser exportador neto y esto ha sido fundamental”, comentaba.

Sin embargo, Michel Salden, gestor de Vontobel AM, se mantiene más optimista con el futuro. “Tras el brote de Coronavirus, los mercados de materias primas sufrieron una venta técnica. Sí, la demanda de petróleo (y metales) sufrirá un revés temporal debido al colapso de la actividad china (menos viajes, construcción de propiedades que prolongan el receso de año nuevo chino), pero la experiencia del SRAS (2003) nos enseñó que la demanda de petróleo se acelera (debido a las limitaciones logísticas) una vez que el virus se contiene”, sostiene.

Fuente: Dirigentesdigital