NOTICIAS


03/01/2020

¿Qué pasará con el petróleo si hay otra guerra? Artículo original de https://is


En 2004, cuando estalló la segunda guerra en Irak, los precios del petróleo se decidieron por medio de una protesta abierta.



Mitch Kahn recuerda cómo, cuando comenzaron los combates en la segunda guerra de Irak, los precios del crudo estadounidense subieron 10 dólares por barril de la noche a la mañana. Eso habría significado una ganancia de 50.000 dólares si un comerciante hubiera hecho la menor compra posible. O, una pérdida igual de grande si el comerciante hubiera decidido vender. El Sr. Kahn trabajaba como operador independiente en la Bolsa Mercantil de Nueva York (NYMEX) en la calle Vesey en el centro de Manhattan, donde el petróleo crudo, el gas y el combustible de calefacción se negociaban abajo y los metales preciosos se negociaban arriba. En 2004, cuando estalló la segunda guerra en Irak, los precios se decidieron por medio de una protesta abierta: los gritos y chillidos de los hombres (en su mayoría) que estaban en un ring. Algunos compraban, otros vendían, el precio se fijaba entre lo que ofrecían los vendedores y los compradores. El ring se hizo tan ruidoso que varios comerciantes llevaban tapones para los oídos, dice el Sr. Kahn. Pero para él, la adrenalina era suficiente para mantener su audición clara. Mientras que hoy en día el comercio es de 24 horas, en 2004, cuando la campana sonó a las 14:30 EST, el mercado cerró. Ese día en 2004, cuando el mercado abrió, el comerciante a su derecha comenzó a gritar. Recuerda al comerciante de al lado tratando de vender petróleo, “y el mercado se derrumbó”. En cuestión de minutos, un barril de petróleo era 20 dólares más barato. Pero eso es menos probable que ocurra hoy. “Los mercados se mueven de manera diferente ahora”, dice. De hecho, Kahn señala que, a pesar de la subida de precios del viernes, todo en los mercados del petróleo es diferente hoy que la última vez que comenzó la guerra en Irak. Los lugares donde se produce, la forma en que se refina y cómo se comercializa no se parecen al petróleo con el que trabajaba cuando su adrenalina lo llevó a través de los movimientos de precios del pasado. Las reglas han cambiado El viernes el petróleo Brent avanzó más de 4% para alcanzar los $69.50 el barril. El precio del petróleo se disparó cuando se supo que el general iraní Qassem Soleimani fue asesinado en un ataque de aviones no tripulados estadounidenses en el aeropuerto de Bagdad, lo que el Pentágono describió como una “acción defensiva”. Los precios de las acciones de BP y Royal Dutch Shell subieron alrededor del 1,5%. El factor más importante que cambia el juego del petróleo desde 2004 hasta ahora, dice Michael Widmer, un estratega de productos básicos del Bank of America, es que los EE.UU. producen suficiente petróleo para ser independientes. Los EE.UU. ya no dependen del crudo de Oriente Medio. “Las reglas han cambiado materialmente”, dice Widmer. Los ataques con drones a las plantas petrolíferas de Arabia Saudita en septiembre son un buen ejemplo. “Es uno de los mayores impactos en el mercado mundial del petróleo, en términos de suministro, y no tuvo un impacto sostenido”, dice. Ese día el mercado subió casi 10 dólares por barril, pero no pasó mucho después. Mientras que las tensiones aumentaron en la escena política con una retórica tensa entre Irán y Estados Unidos y un plan para desplegar nuevas sanciones, el petróleo volvió a caer por debajo de los 60 dólares por barril quince días después. Pero el agrio discurso político duró más que cualquier temor a la interrupción de los precios. Esto se debe a que más países, especialmente Rusia y Estados Unidos, están bombeando petróleo ahora. La OPEP, el cártel de los países de Oriente Medio que solía controlar la mayor parte del suministro de petróleo, ya no tiene la misma influencia. “Ahora, cuando la OPEP reduce sus cifras de producción, sólo deja más espacio para que otros países aumenten las suyas”, dice Widmer. Alan Gelder, jefe del equipo de mercadeo e investigación de Wood Mackenzie, dice que una forma de verlo es que la OPEP solía producir la mitad del petróleo del mundo, pero ahora produce menos de un tercio del mismo. En la Guerra del Golfo, que comenzó en 1990, el petróleo provenía de dos lugares. O bien fue hecho por la OPEP, o bien fue producido en lugares considerados caros y arriesgados, como el Mar del Norte. Encontrar petróleo y sacarlo de la tierra desde el océano, especialmente hace 40 años, era un asunto impredecible y peligroso. Ahora, debido a la fracturación que se hace en América del Norte, hay un exceso de petróleo. “En aquel entonces, los mercados de productos básicos se estaban estableciendo. Ahora hay muchos más participantes en el mercado”, dice Gelder. Y hoy en día se dispone de mucha más información que hace cinco años, añade. Cuando los productores de Arabia Saudita fueron atacados en septiembre pasado, las imágenes por satélite de los barcos que salían del puerto y de las propias plantas, mostraron que la producción se reanudó rápidamente y que las exportaciones se habían reanudado. “Hace años, la gente se llamaba frenéticamente para tratar de averiguar lo que estaba pasando”, dice. En este momento, la OPEP y otras empresas productoras de petróleo como Rusia han acordado abstenerse de bombear todo el petróleo que puedan. Esto hace que sea particularmente difícil saber qué sucederá con el precio del petróleo a medida que aumenten las tensiones en Oriente Medio. A corto plazo, los analistas de Citibank esperan que los precios se mantengan altos por temor a represalias. Los ataques a los oleoductos de las compañías petroleras estadounidenses, o donde las compañías petroleras occidentales y americanas han invertido en nuevas exploraciones, harían subir el crudo. Cualquier resolución del conflicto entre Irán y los Estados Unidos desescalará la situación y los precios se desinflarán, dicen. Fuente: IsraelNoticias