NOTICIAS


24/10/2019

El gobierno regional de Bruselas prohibirá los coches diésel en 2030


También plantea prohibir la instalación de nuevos equipos como calefacciones que funcionen con carbón a partir de 2021.




El gobierno de la región de Bruselas ha presentado este jueves su plan climático para los próximos años, según el cual prohibirá en 2030 la circulación de los vehículos ligeros de diésel y cinco años más tarde, en 2035, la de los coches de gasolina.
Así consta en el documento que ha presentado en una comparecencia de prensa el ministro-presidente de la región, el socialista Rudi Vervoort, acompañado de sus ministros de Transición Ecológica y de Movilidad.

La versión definitiva de este plan recoge, en concreto, una serie de medidas en diversos campos para cumplir con el objetivo de reducir las emisiones de efecto invernadero de la región en un 40% en 2030 en comparación con 2005.
El texto se sumará a los documentos elaborados por los gobiernos flamenco y valón, que compondrán en conjunto el plan federal que el Ejecutivo belga debe enviar a las autoridades comunitarias, como el resto de países, antes de que finalice el año.

En cuanto al transporte, los dos principales objetivos que constan en el documento son reducir las necesidades de movilidad individuales y mejorar el rendimiento energético del parque de vehículos de la capital. Es decir, conseguir que esté compuesto principalmente por vehículos de cero o bajas emisiones.

Esto pasa, explica el gobierno bruselense, por la prohibición los coches de diésel a partir de 2030 y de los coches de gasolina y gas licuado del petróleo (GLP) cinco años más tarde, en 2035. Estas medidas serán acompañadas por un plan para impulsar el uso de vehículos propulsados por energías renovables, como los eléctricos.

El plan del gobierno regional también plantea importantes medidas para la renovación de los edificios que pasan, también, por prohibir la instalación de nuevos equipos como calefacciones que funcionen con carbón a partir de 2021. Se estudiará la posibilidad de ampliar esta prohibición en el caso de las instalaciones de gas a partir de 2030.
Estos dos sectores aglutinan la gran mayoría de las emisiones de gases de efecto invernadero de la región de Bruselas y concentran casi todos los esfuerzos del documento. Sin embargo, el texto también prevé iniciativas, por ejemplo, para reforzar la economía circular y reducir la cantidad de residuos.



Fuente: El Mundo