NOTICIAS


19/09/2019

Repsol y Shell son las petroleras que mejor cumplen los objetivos


El estudio de la frima TPI destaca a las dos empresas sobre un total de 50 compañías del sector.




Repsol y Shell son las únicas petroleras que cumplen con los acuerdos de descarbonización decididos en París, según el informe de Transition Pathway Initiative (TPI), asociación con sede en Londres que reúne a 50 de los mayores inversores en activos (con más de 15.000 millones de dólares, unos 14 millones de euros). El informe analiza el desempeño y la estrategia de 135 compañías energéticas y 50 de petróleo y gas, ámbito en el que Repsol es líder por delante de Shell.

“Repsol es líder dentro del sector de petróleo y gas dada su alineación con el acuerdo de París; mantiene una puntuación nivel 4 (el más alto) en términos de calidad de gestión y se destaca particularmente en términos de rendimiento de carbono, siendo una de las dos únicas compañías de petróleo y gas alineadas con las promesas de París (junto con Shell) ", dice el documento, que subraya que Repsol y Royal Dutch Shell son las únicas alineadas con la aspiración de alcanzar los objetivos marcados en la COP21 de París, principalmente limitar a dos grados centígrados el incremento de la temperatura media global del planeta respecto a los niveles preindustriales.

El estudio también evalúa la calidad de gestión del carbono, es decir, el gobierno corporativo del riesgo climático. En su sector, Repsol se sitúa con la máxima puntuación también en este ámbito, acompañada únicamente por otras dos compañías de petróleo y gas: Equinor y Suncor Energy.
Repsol tiene una hoja de ruta para alcanzar el objetivo de reducir su intensidad de carbono (CO2) un 40% en el año 2040, con un descenso de emisiones del 2,25% en 2019 y del 3% en 2020. El informe recuerda que Repsol lanzó su primer plan de 2006 a 2013 y logró una reducción de más de tres millones de toneladas de CO2 anuales al final del periodo. Después estableció un segundo plan 2014-2020, con un objetivo de disminución de 1,9 millones de toneladas de CO2 anuales, que la compañía amplió posteriormente a 2,1 millones. En 2018, Repsol definió un nuevo plan hasta 2025, con el objetivo de conseguir una reducción anual de tres millones de toneladas de CO2.

Desde 2006, Repsol ha reducido sus emisiones en cinco millones de toneladas de CO2, básicamente a través de medidas como equipos de generación de calor útil, mejora de criterios operativos, integración energética, optimización de redes e instalación de nuevas unidades en las refinerías y de disminución de las emisiones de metano (la meta en este último ámbito para los próximos tres años es rebajarlas en un 25%). Algunas de las medidas que han permitido lograr estas reducciones se han financiado a través del primer bono verde emitido por una compañía del sector, el 9 de mayo de 2017, por valor de 500 millones de euros para disminuir las emisiones en 1,2 millones de toneladas.
Además se ha incorporado a la generación de energía renovable, con más de 1.000 MW en desarrollo (eólica, fotovoltaica y eólica marina flotante) y ha puesto en marcha el primer punto de recarga ultra-rápida de la Península Ibérica. Entre otrras iniciativas figura el coche compartido WiBLE en Madrid, impulsado con KIA y el fomento del uso del AutoGas en la movilidad.


Biocombustibles

Otro de los valores es el uso de biocombustibles, que proporciona una oportunidad inmediata de reducción de emisiones en el transporte. Repsol ha incorporado biocombustibles a sus carburantes de automoción desde hace más de 20 años. Así, en España sus gasolinas y gasóleos contienen como media un 7% en contenido energético de biocombustibles, y en 2020 se incrementará hasta el 8,5%. Repsol lanzó en enero de 2019 una nueva gasolina Efitec 100, un carburante Premium inspirado en el combustible de competición que permite ahorrar hasta un 21% del consumo de carburante y de las emisiones de CO2. Es la primera vez en España que se vende una gasolina con un octanaje tan alto.

Repsol, además, a través del fondo Corporate Ventures, ha entrado en el accionariado de startups que ofrecen soluciones novedosas para la transición energética, como Ample, Ampere Power Energy y Wattio, entre otras.
La compañía que preside Antonio Brufau cuenta con un ambicioso programa de digitalización para el periodo 2018-2022 con el objetivo de mejorar la eficiencia energética y reducir el consumo de recursos y la intensidad de carbono. Entre las iniciativas que contribuyen a la reducción de emisiones y fomentan la economía circular se encuentra un sistema que emplea un modelo de análisis avanzado para simular la red de vapor de los complejos industriales de Repsol e identifica acciones para un uso más eficiente de este vapor, lo que se traduce en un menor consumo de gas en las calderas; o una herramienta digital que permite identificar desviaciones de consumos energéticos respecto al óptimo en tiempo real, proponiendo acciones de corrección inmediatas que permiten lograr un significativo ahorro energético.

Además, actualmente el 20% de las emisiones de CO2 en los procesos de refino están asociadas a la generación de hidrógeno, componente que permite mejorar la calidad técnica y medioambiental de los productos. Uno de los ejes principales de actividad del Repsol Technology Lab es reducir la intensidad de carbono en la producción de hidrógeno. Vías alternativas, como la electrólisis con electricidad de origen renovable y la fotoelectrocatálisis con energía solar jugarán un papel importante en el futuro. En ello estamos investigando, en algún caso junto con Enagás (ver comunicado adjunto).



Fuente: El País