NOTICIAS


21/08/2019

Otra señal más de alarma: la demanda de petróleo no crecía tan poco desde 2008



Caídas a plomo de la producción industrial, desaceleración del PIB, señales de advertencia de los mercados (curva de tipos)... y ahora la demanda de petróleo.




"La situación se está volviendo cada vez más incierta... el crecimiento de la demanda mundial de petróleo ha sido muy flojo en la primera mitad de 2019", asegura la AIE en su informe mensual.


Esta semana ha sido compleja para los futuros de petróleo. El miedo a una recesión hundió el precio del Brent, de referencia en Europa, y del West Texas, de referencia en EEUU, alrededor de un 5% en la jornada del miércoles. El petróleo ha entrado en un mercado bajista tras caer más de un 20% desde los máximos de abril, lo que podría ejercer aún más presión bajista sobre el crudo.

Aunque en los primeros cinco meses del año se ha visto un leve crecimiento de la demanda respecto a los cinco primeros de 2018, la agencia con sede en París señala que, en comparación con mayo (último mes disponibles) 2018, la demanda mundial cayó en 160.000 barriles por día (bpd) en mayo, la segunda caída interanual de 2019.

No obstante, entre enero y mayo, la demanda de petróleo aumentó en 520.000 bpd, que aunque en números parece un dato sólido lo cierto es que en el mundo del crudo (se consumen al día alrededor de 100 millones de barriles por día) no es casi nada: el incremento es el más bajo para ese período desde 2008.


Miedo e incertidumbre en los mercados

"Las perspectivas de un acuerdo político entre China y Estados Unidos sobre comercio han empeorado. Esto podría llevar a una reducción de la actividad comercial y a un menor crecimiento de la demanda de petróleo", dijo la AIE.

Reduciendo sus previsiones de crecimiento de la demanda mundial para 2019 y 2020 a 1,1 y 1,3 millones de bpd, respectivamente, la AIE citó a China como la única fuente importante de crecimiento con 500.000 bpd para el primer semestre de este año.

El crecimiento de la demanda en EEUU y la India fue de sólo 100.000 bpd de enero a junio, dijo. "Las perspectivas son frágiles, con una mayor probabilidad de una revisión a la baja que de una al alza", señala el informe.

Entretanto, la reducción de la oferta por parte de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP= y sus aliados ha ajustado el mercado del petróleo, con la ayuda también de una ralentización en la producción ajena a la OPEP.

Pero la AIE ha señalado que este equilibrio sería temporal, ya que prevé un fuerte crecimiento de la producción no OPEP en 2020 hasta los 2,2 millones de barriles diarios, y predijo que el mercado mundial del petróleo estaría "bien abastecido".

El miembro más importante de la OPEP, Arabia Saudí, ha señalado esta semana que podría estar preparado para tomar más medidas y reducir aún más la producción ante la fortaleza de la oferta. El reino ha contactado a otros productores de la coalición para estudiar otras opciones para contener la caída del petróleo, según ha revelado un representante de la OPEP.

El informe de la AIE indica que el próximo año Riad y sus aliados podrían necesitar reducir aún más la producción para mantener el equilibrio de la oferta y la demanda. Los mercados petroleros se enfrentan a un excedente de nuevo en 2020 en medio de la creciente producción de los rivales de la OPEP, particularmente de los perforadores de shale de Estados Unidos.

La agencia espera que el bombeo de crudo fuera de la OPEP aumente en 1,9 millones de barriles por día este año y posteriormente 2,2 millones de barriles adicionales al día en 2020.



Fuente: El Economista