NOTICIAS


22/07/2019

Carlyle tendrá poderes en Cepsa para bloquear las decisiones estratégicas



Mubadala y Carlyle han comenzado a definir el futuro de Cepsa. Ambos fondos han alcanzado un acuerdo de accionistas que fijará las líneas básicas para la gestión de la compañía en los próximos años. A finales de este ejercicio está previsto que se complete la venta de entre un 30% y un 40% del capital de la petrolera española por parte del fondo de Emiratos Árabes al estadounidense, pero los detalles de esta operación apenas se conocen.




Según el acuerdo de accionistas que ambas partes firmaron el pasado 7 de abril, Carlyle tendrá una amplia capacidad de decisión y de influencia en la compañía. Según algunos detalles del acuerdo, a los que tuvo acceso elEconomista, el fondo estadounidense contará con una representación minoritaria en el consejo de administración de la petrolera con tres consejeros, frente a los cinco que tendrá Mubadala.

En el acuerdo figura también que ambos fondos deberán pactar el nombramiento de un vicepresidente y consejero delegado, así como el nombramiento de un consejero independiente.


La petrolera mantendrá su estrategia, su plan de negocio y su política financiera

En medios financieros se asegura que con esta composición del consejo, ambos fondos ratificarán a Pedro Miró en el cargo así como a Ángel Corcóstegui como consejero independiente y se ampliará el número de miembros para dar entrada a los representantes de Carlyle.

Ambos fondos han alcanzado también un acuerdo por el que la petrolera mantendrá su estrategia, su plan de negocio y su política financiera de modo que sea consistente y enfocada a mantener el actual grado de inversión.

Las tres agencias han situado la nota de la petrolera controlada por Mubadala dentro del considerado grado de inversión, con una calificación para Moody's de Baa3 (perspectiva estable), de BBB- (perspectiva positiva) para Fitch y de BBB- (perspectiva estable) para S&P.


Carlyle tendrá poderes reforzados en lo que corresponde a política financiera y de dividendos

La estructura de capital deberá ser más acomodaticia y la deuda tendrá que ampliar su plazo de vencimiento, motivo por el que la petrolera lanzó recientemente su primera emisión de bonos por 500 millones pero ampliable.


Mubadala y Carlyle, además, fijan para los gestores de la compañía un objetivo máximo de deuda neta/ ebitda de 2 veces. Asimismo, Carlyle tendrá poderes reforzados en lo que corresponde a política financiera y de dividendos, así como otras materias reservadas que requerirán la aprobación por unanimidad.


Mubadala se compromete a mantener Cepsa como un activo estratégico

Los accionistas mantendrán la política de dividendos en línea con la práctica histórica de la compañía atendiendo al objetivo de mantener el grado de inversión en función de las perspectivas, resultados, generación del flujo de caja y el programa de inversiones.

La dirección mantendrá una política de riesgos con coberturas no especulativas y seguros; políticas de cobertura para los productos básicos, tipos de cambio, tipos de interés con la intención de reducir la volatilidad de los flujos de caja.


Dos años de permanencia

Mubadala, por su parte, se compromete a mantener Cepsa como un activo estratégico, lo que supone seguir con su estratégica posición para negocios en la zona con acuerdos como los alcanzados con Adnoc o Masdar.

Musabbeh Al Kaabi, presidente de Cepsa y máximo responsable de la plataforma de petróleo y petroquímica de Mubadala, explicó a elEconomista, el pasado mes de abril que "estamos muy satisfechos con el acuerdo con Carlyle. La valoración de la compañía en 12.000 millones de dólares reconoce el valor del portfolio de Cepsa y la capacidad de gestión de sus equipos directivos y operativos. Nos complace incorporar a Carlyle como socio a través de este acuerdo, mantenemos una sólida relación y compartimos una visión común sobre la fortaleza y el potencial del negocio de Cepsa".


Al Kaabi: "En el futuro, una salida a bolsa sigue siendo una posibilidad"

"Esta operación reforzará aún más la capacidad de Cepsa para generar crecimiento y valor en el futuro. Carlyle ofrece experiencia y conocimientos muy relevantes, complementarios a los de Mubadala, a través de su plataforma de inversión Carlyle International Energy Partners (CIEP). Como parte del amplio porfolio internacional de Carlyle en materia de energía, recursos naturales e infraestructuras, CIEP gestiona actualmente más de 6.000 millones de dólares en Europa, África, América Latina y Asia y el Pacífico", explica el máximo responsable de Cepsa.

Al Kaabi deja las cosas muy claras y sobre una posible salida a bolsa sostiene que "ahora estamos centrados en obtener las diferentes aprobaciones regulatorias y completar la operación con Carlyle, mientras que Cepsa continúa con su excelente desempeño operativo y ejecuta los importantes proyectos de inversión que está llevando a cabo. En el futuro, una salida a bolsa sigue siendo una posibilidad, pero no es parte de nuestros planes actuales".

De hecho, tal y como ha podido saber elEconomista, ambas entidades han incluido en su plan un acuerdo por el que ninguna de las dos partes podrá desprenderse de títulos de la petrolera en un plazo de dos años, es decir, que ambas tendrán que permanecer como socias hasta 2022 si la operación sigue los calendarios previstos.



Fuente: El Economista