NOTICIAS


07/05/2019

Desde el Gobierno en funciones se insiste en subir los impuestos al gasóleo



El Ejecutivo transmite a la Comisión Europea que quiere subir el impuesto de los gasóleos en 38 euros por cada mil litros, que se traduce en un incremento anual en los costes de explotación por vehículo de 1.600 euros.




La semana pasada, el Gobierno ha enviado a la Comisión Europea el Plan de Estabilidad 2019-2022, un documento que recoge con detalle el plan de gastos e ingresos que el Estado pretende llevar a cabo en los próximos tres años.

En consonancia con el aumento del gasto social propuesto por el Ejecutivo socialista, también se plantea una subida de impuestos que alcanza un volumen total de 5.654 millones de euros.

De todos ellos, se prevé el Impuesto de Sociedades genere un impacto en los ingresos públicos de 1.776 millones de euros, la creación de un nuevo impuesto digital ascendería a 1.200 millones de euros, otros 850 millones corresponderán a un nuevo impuesto sobre transacciones financieras y 670 millones de euros se encuandran dentro de lo que el Gobierno llama fiscalidad verde.

Sin embargo, esta fiscalidad verde se centra principalmente en el incremento de los impuestos que gravan el consumo de gasóleo que el propio Ejecutivo ya planteó en su anterior proyecto de Presupuestos Generales del Estado, e incluso lo lleva un paso más allá.

1.600 euros más al año por camión

En este sentido, se pretende incrementar la fiscalidad de los gasóleos con una subida de 38 euros por cada mil litros, aunque, como reconoce el Gobierno, “la tributación que recae sobre el gasóleo de uso profesional y el gasóleo bonificado no sufrirá variación alguna, al objeto de otorgar a sus usuarios un mayor tiempo para que se puedan adaptar en el desempeño de su actividad económica al uso de otros productos menos contaminantes y que, por añadidura, durante dicha adaptación su competitividad no se vea mermada”.

Según el Observatorio de Costes del Transporte de Mercancías por Carretera publicado el pasado mes de octubre por el Ministerio de Fomento, un vehículo articulado que recorra unos 120.000 km anuales, con un consumo medio de 35 litros cada 100 kilómetros, tiene un consumo anual de 42.000 litros. Con este nuevo incremento en la fiscalidad del gasóleo, el incremento anual en los costes de explotación sería de 1.600 euros.

Con esta medida, el Estado quiere “iniciar la senda para equiparar progresivamente la fiscalidad del combustible diésel y de la gasolina, en línea con las recomendaciones internacionales, y sin afectar a transportistas y agricultores”, lo que, según el Ejecutivo demuestra que “no persigue, por tanto, un fin recaudatorio per se, sino que busca proteger el medioambiente, a través de una correcta internalización de externalidades negativas”.


Fuente: cadenadesuministro.es