NOTICIAS


07/03/2019

Diésel azul: el gasoil “eco” que no todos podremos repostar


El biodiésel irrumpe con fuerza, sin embargo no todos los motores son compatibles con este combustible.





La penetración de los biocombustibles en el mercado como es el caso del biodiésel es imparable, pero si hay uno de los nuevos gasóleos que está llamando la atención, ese es el “Bluediesel R33” o más comunmente conocido como “diésel azul”. Este gasóleo eco promete revolucionar la industria del automóvil, pero la realidad es que se trata de un nuevo tipo de diésel que no todos podremos repostar. Viejo o nuevo, tu coche podría no ser compatible con ciertos biocombustibles, descubramos el porqué.

Sí, los biocombustibles no son aptos para todos los coches, pero aún así es importante resaltar que cada fabricante y modelo puede ser un mundo, especialmente cuanto más antiguo sea el coche del que estamos hablando. Los biocombustibles han llegado al mercado para quedarse como parte de una eliminación del gasóleo convencional procedente del petroleo, buscando no solo frenar la dependencia del combustible fósil procedente de otros países, sino reducir su impacto ambiental en materia de emisiones.

Y de entre las diferentes tipologías de biodiésel que se comercializan en el mercado, en España el más común es el B7 (gasóleo 93%, biodiésel 7%), el nuevo biodiésel R33 es una de las fórmulas más prometedoras en reducción de emisiones. Las claves del gasóleo R33 las encontramos no solo en una presencia de biodiésel del 33%, sino en el uso de aceite de cocina usado para la generación de ese biodiésel para conseguir una mayor reducción en las emisiones de CO2 (20%).

Hemos de recordar que el diésel R33 es aún un biocombustible en fase de pruebas en diferentes zonas de Alemania, especialmente en factorías del Grupo Volkswagen dado que se trata de uno de los principales impulsores de este combustible. Por este motivo su expansión está aún lejos de las grandes distribuidoras, especialmente fuera de Alemania donde aún no es posible repostar este gasóleo más “eco”.

En estos momentos al repostar gasoil en cualquier estación de servicio española estamos repostando biodiésel B7 o B10. La presencia de bajas proporciones de biodiésel no implica averías en nuestro motor, sin embargo es importante señalar que cada coche ofrece un grado de compatibilidad específico con el biodiésel. De este modo es importante saber si nuestro coche, especialmente si es antiguo, es compatible y en qué nivel con el uso de biodiésel.

Para conocer el grado de compatibilidad de nuestro motor solo es necesario acudir al manual de instrucciones del vehículo, contactar con el fabricante o buscar el etiquetado al respecto que se ubica junto a la boca de llenado del tanque de combustible. Es importante respetar estas indicaciones ya que aunque a corto plazo el biodiésel no es causa de averías, su uso continuado y en proporciones superiores a las que recomienda el fabricante pueden ser motivo de fallos o problemas en nuestro motor.

Las averías que se asocian al uso de biodiésel en motores no compatibles se resumen en el ataque a plásticos, caucho o metales con base de cobre. Esta degradación progresiva de los materiales provoca desde fugas de gasóleo hasta la colmatación de filtros o averías en el sistema de inyección por la presencia de partículas.

Fuente: Diario Motor