NOTICIAS


08/01/2019

China, diésel y brexit provocan reajustes en el sector europeo del motor


La caída de ventas en China, la demonización del diésel y la inminencia del brexit de Reino Unido están provocando en Europa reajustes en algunos fabricantes de automóviles como Jaguar Land Rover y Ford, que han anunciado hoy revisiones en sus estrategias y reajustes de plantilla.





El mayor fabricante de automóviles del mercado británico, Jaguar Land Rover, propiedad del grupo indio Tata Motors, prevé suprimir 4.500 puestos de trabajo en todo el mundo -en su mayoría en Reino Unido-, para reducir costes y ahorrar 2.500 millones de libras (unos 2.760 millones de euros) en dieciocho meses.

Estos despidos se suman a las 1.500 personas que ya dejaron la empresa en 2018 como parte de un plan que "sentará las bases para un crecimiento sostenible a largo plazo".

Jaguar Land Rover, que emplea a 43.200 personas, principalmente en territorio británico, ofrecerá un programa de bajas voluntarias.

El ahorro de costes lo dedicará a "invertir más" en la electrificación de sus vehículos, después de que las ventas de diésel no paren de caer por el dieselgate, que ha afectado a varias marcas alemanas e italianas, y por las restricciones a la circulación que se anuncian para esta tecnología clave en la industria del automóvil del Viejo Continente.

También por las menores matriculaciones del mercado chino, el mayor del mundo y en el que todas las marcas buscan refugio.

En China, por primera vez desde 1990, las ventas han descendido un 5,8 %, hasta 22,35 millones de unidades. Los expertos lo achacan a la menor confianza de los consumidores por la desaceleración del país, el alza en los precios de la vivienda y las fluctuaciones en el mercado de valores, así como por la guerra comercial con Estados Unidos.

La apuesta por la conducción eléctrica será "decisiva" para el grupo británico, así como la "vital" inversión en tecnologías autónomas, conectadas y compartidas.

La falta de competitividad es lo que también ha llevado a Ford Europa a anunciar una revisión de su estrategia para mejorar su rentabilidad.

Sin dar números, ha dicho que aplicará una disminución de los costes estructurales a través de una "reducción del superávit laboral".

La estadounidense Ford, que emplea en Europa a 53.000 personas, solo ha adelantado que habrá salidas voluntarias y que negociará "decisiones contundentes" para transformar su negocio en Europa.

El fabricante quiere mejorar la "rentabilidad a corto plazo" y, a largo, obtener un margen de beneficio neto de explotación (EBIT) del 6 %.

"Invertiremos en los vehículos, los servicios, segmentos y mercados que más contribuyen a sostener la rentabilidad empresarial a largo plazo, creando valor para todos los actores", ha afirmado el vicepresidente del grupo Ford y presidente de Ford Europa, Steven Armstrong.

Esta "nueva estrategia" incluye el cierre en agosto próximo de la planta de Burdeos (Francia), el fin de la producción de sus modelos C-MAX y Grand C-MAX en la de Saarlouis (Alemania), una reconsideración de su actividad en Rusia en la sociedad de riesgo compartido Ford Sollers y la "consolidación" de su negocio en el Reino Unido.

Entre las cuatro acciones claves que ha avanzado Ford Europa no se cita la planta valenciana de Almussafes, aunque el comité de empresa de esta fábrica ha reconocido que en los próximos meses habrá que negociar recortes.

El presidente del comité y responsable de UGT-Ford, Carlos Faubel, ha dicho a Efe que hay que ser "muy cauto" y "muy prudente", tras asistir a la reunión que han celebrado hoy en Alemania representantes de la compañía y del comité europeo.

Sin embargo no todo son malas noticias para el mundo del motor, ya que otras marcas, como algunas del Grupo Volkswagen, han aumentado sus ventas el pasado ejercicio, salvo Audi, donde han bajado el 3,5 % (1.812.500 vehículos).

Porsche ha crecido un 4 % (256.255 automóviles), Skoda un 4,4 % (1.253.700 y quinto récord consecutivo de ventas), Volkswagen ha obtenido un nuevo récord (ha subido un 0,2 % y 6.244.900) y Lamborghini ha incrementado las matriculaciones un 51 % (5.750).

El grupo automovilístico japonés Toyota (Toyota y Lexus) vendió 1.035.400 vehículos en Europa en 2018, el 3 % más.

Fuente: Finanzas y Contabilidad