NOTICIAS


02/11/2018

Los ecologistas aseguran que los coches con gas no solucionarán la contaminación


La red europea Transport and Environment ha advertido sobre los efectos de este combustible y asegura, que su uso es tan perjudicial como el de los convencionales.





Según lo publicado en el informe "GNC y GNL para vehículos y buques: los hechos", el uso de este tipo de combustible genera tanta contaminación como la gasolina y respecto a los vehículos diésel, la ventaja en términos de calidad del aire es mínima y puede desaparecer en cuanto se hagan efectivas las nuevas exigencias ya planeadas. Esto, se traduce en que su uso es tan perjudicial para el clima como la opción de usar gasolina, gasóleo o combustibles convencionales y, a pesar de la agresiva campaña de promoción del gas como combustibles del futuro, se reclama, que se le impongan unos impuestos que se ajusten "al mismo nivel" que los del diésel y la gasolina ya que este combustible, tampoco es la solución para limpiar este sector.

Al contabilizarse los efectos de las fugas de metano, los gases fósiles podrían aumentar las emisiones de gases de efecto invernadero hasta en un 9 % y ahí, quedaría en evidencia como las supuestas ventajas climáticas del gas natural respecto al petróleo, ya no lo son tanto.

En el caso de los turismos, las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) del gas natural pueden estar entre un máximo del 106% y un mínimo del 93% en relación al gasóleo.

En camiones, las emisiones en el caso del gas natural son también bastante parecidas, oscilando entre un 5% mayores y 2% menores si los comparamos con los mejores camiones de última generación que emplean combustibles fósiles. Además, el Gas Natural Licuado puede aumentar los óxidos de nitrógeno (NOx) , y puede tener un número de partículas "significativamente mayor" que el diésel.

En cuanto a los buques, el Gas Natural Licuado tiene un "claro beneficio" en comparación con el fuel pesado, pero las cifras exactas son muy dependientes de las fugas de metano en el motor y en el proceso de extracción.

Este tipo de emisiones por parte de los turismos, camiones y buques a gas, no presentan ningún tipo de beneficio para el clima y se alejan del objetivo real: un modelo de transporte con cero emisiones en las ciudades, a pesar del afán por parte del gas de vestirse de verde.

En Europa, este tipo de combustible goza de una ventaja fiscal general con tasas que se sitúan en un 76 % por debajo de las del diésel, siendo Italia quien encabeza su consumo con un 60 % del total utilizado en el transporte europeo, representando además el 68 % de las ventas de automóviles de GNC.

Asimismo, desde la Federación aluden a abandonar las subvenciones de la compra de vehículos de gas y reclaman, que desde las administraciones municipales se retire la consideración de vehículo limpio a la hora de establecer criterios de acceso al centro de las ciudades.

Según el jefe de combustibles limpios en T&E, Jori Sihvonen, "la idea de que podemos descarbonizar el transporte con gas renovable es un sueño", y recuerda a los gobiernos, que sus esperanzas de descarbonización del biometano, como máximo, solo serán capaces de satisfacer un 9,5% de las necesidades del transporte.


: El País