NOTICIAS


07/06/2018

EEUU no tolerará que suba la gasolina y pide a OPEP que produzca más petróleo





El gobierno de Estados Unidos ha pedido discretamente a Arabia Saudí y a otros productores de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) que aumenten la producción de petróleo en un 1 millón de barriles por día, según personas con conocimiento del asunto. El Gobierno de EEUU está conforme con los precios actuales de la gasolina y cree que el precio del petróleo ha subido demasiado.

Tras este presunto movimiento de EEUU, el petróleo de tipo Brent corrige un 1,5% hasta los 74 dólares por barril, mientras que el crudo West Texas pierde un 0,2% hasta los 64,6 dólares por unidad.

La inusual solicitud se produjo después de que los precios minoristas de la gasolina en EEUU hayan subido a su nivel más alto en más de tres años y el presidente Donald Trump se quejara públicamente en Twitter sobre la política de la OPEP y el aumento de los precios del petróleo.

Aunque es cierto que los legisladores estadounidenses han criticado habitualmente a la OPEP cuando los precios del petróleo alcanzan niveles elevados es inusual que Washington pida un aumento de producción específico, según han destacado las fuentes que han pedido expresamente que se mantenga su anonimato. No está claro exactamente cómo se comunicó la solicitud.

La petición estadounidense se ha debatido en una reunión entre varios ministros de petróleo árabes durante el fin de semana en la ciudad de Kuwait, según han asegurado las fuentes a las que ha tenido acceso Bloomberg.

Tras las conversaciones se filtró una declaración que prometía "garantizar que el suministro de petróleo estables estén disponibles de manera oportuna para satisfacer la creciente demanda y contrarrestar las disminuciones en algunas partes del mundo". El mes pasado, Arabia Saudí y Rusia propusieron un aumento gradual de la producción, aunque otros miembros del grupo, que aún no han expresado su opinión, podrían oponerse a este tipo de políticas porque no tienen capacidad para producir más petróleo.

"Parece que la OPEP lo hizo de nuevo", según escribió Trump a mediados de abril en una publicación en Twitter. "¡Los precios del petróleo están artificialmente muy altos! ¡No es bueno y no será aceptado!".

La Casa Blanca no ha desmentido ni ha confirmado las conversaciones sobre esta petición directa a la OPEP, pero un portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de EEUU ha explicado que el acceso a energía estable y asequible apuntala el crecimiento económico global y la seguridad de la nación.

"Celebramos cualquier acción basada en el mercado que aumente el acceso a la energía y fomente una economía mundial saludable", según declaró el portavoz.

El mes pasado, el secretario del Tesoro de EEUU, Steven Mnuchin, reveló que Washington tuvo "varias conversaciones con varias partes que estarían dispuestas a aumentar el suministro de petróleo para compensar" el impacto de las sanciones estadounidenses en la producción petrolera iraní.

Aunque Mnuchin no entregó detalles, solo cuatro países de la OPEP y sus aliados tienen suficiente capacidad de producción adicional para compensar ese impacto: Arabia Saudí, Rusia, Emiratos Árabes Unidos y Kuwait.

La OPEP y un grupo de países no pertenecientes a la OPEP, entre ellos Rusia, México y Kazajstán, acordaron a finales de 2016 recortar la producción de petróleo en un total de 1,8 millones de barriles por día en un esfuerzo por impulsar los precios del petróleo. El precio del crudo Brent, la referencia mundial, pasó desde los 45 dólares hasta los 80 dólares ante la caída de los inventarios gracias a este movimiento.


Ansiedad del consumidor

El acuerdo de la OPEP eliminó más crudo del mercado de lo que originalmente se pretendía debido al colapso de la industria energética venezolana. Dado que los inventarios de petróleo en los países desarrollados volvieron a su promedio de cinco años y los precios del combustible se acercaron a niveles que afectan a los consumidores, Arabia Saudita y Rusia han comenzado a hablar de aumentar nuevamente la producción, lo que llevó al Brent a retroceder a US$75.

La OPEP y sus aliados discutirán su política de producción para el segundo semestre del año en reuniones programadas para el 22 y 23 de junio en Viena. El ministro de Energía de Arabia Saudita, Khalid Al-Falih, dijo el mes pasado que el reino comparte la "ansiedad" de las naciones consumidoras sobre los altos precios del petróleo y agregó que la OPEP y sus aliados "probablemente aumentarían" la producción.

Los comentarios más recientes de Trump y la solicitud de aumentar la producción de petróleo se encuentran entre las intervenciones más contundentes por parte de EEUU en los asuntos de la OPEP desde que Bill Richardson, secretario de Energía durante la segunda administración de Bill Clinton, telefonease al ministro saudí en medio de una reunión de la OPEP en el año 2000 para solicitar un aumento de producción.


Fuente: eleconomista.es