NOTICIAS


02/11/2022

Repsol alerta a los conductores de diésel: "Veremos precios más altos"


Josu Jon Imaz, el consejero delegado de la empresa, ha advertido que si se mantienen "las tensiones geopolíticas actuales en Europa" la situación no mejorará



El precio medio de los carburantes ha frenado su racha al alza que le había llevado a encadenar tres subidas consecutivas, iniciando el mes de noviembre con un ligero abaratamiento, sin embargo, la brecha del diésel y la gasolina continúa haciéndose más grande y supera ya los 21 céntimos.

El precio medio del litro de gasolina ha caído esta semana casi un 0,3%, para situarse en los 1,759 euros, según los datos del Boletín Petrolero de la Unión Europea.

En el caso del diésel, el descenso esta semana ha sido prácticamente testimonial (-0,05%) con respecto a la anterior, para retroceder hasta los 1,971 euros el litro, pero manteniéndose por duodécima semana consecutiva por encima de la gasolina. Ambos carburantes se mantienen lejos de los máximos que tocaron este verano, cuando en julio la gasolina alcanzó los 2,141 euros y el gasóleo los 2,1 euros.

Preocupación de los conductores y advertencia del diésel

El precio de la gasolina y el diésel continúa siendo una gran preocupación para los españoles debido a las grandes subidas de precio que han sufrido en los últimos meses y además por la incertidumbre que supone desconocer si el Gobierno renovará la medida que descontaba 20 céntimos por litro de carburante, que termina el próximo 31 de diciembre.

Esta situación está aún peor para los conductores de diésel. Según el Boletín Petrolero de la Unión Europea, los conductores que utilizan este tipo de combustible abonan hasta un 12% más que quienes utilizan gasolina. Esta tendencia ha invertido la trayectoria habitual de los precios de la gasolina, que siempre han estado por encima de los del diésel.

Josu Jon Imaz, el consejero delegado de Repsol, advirtió que la situación no mejorará: "En caso de continuar con las tensiones geopolíticas actuales en Europa, me temo que la grieta del diésel va a quedar muy abierta". Sus motivos son las restricciones a las importaciones del diésel ruso y la proximidad del invierno, que es cuando suben los precios de acuerdo con el incremento de la demanda.

Imaz también apuntó a la sustitución del gas natural por diésel para paliar la escasez del primer combustible: "En los próximos meses veremos precios todavía más altos si no hay acuerdo político sobre la invasión de Ucrania y el conflicto ruso".

Fuente: diariodemallorca.es