NOTICIAS


11/10/2022

Países de la UE buscan una salida al bloqueo del acuerdo sobre los topes del gas


Los ministros europeos de Energía, reunidos en Praga, tratan de acercar posiciones sobre el diseño del mecanismo. Alemania se muestra reticente




Cómo y cuándo (incluso si es necesario) limitar los precios del gas usados para producir electricidad en la Unión Europea será la gran cuestión sobre la mesa de las negociaciones de la reunión informal que mantienen los ministros de Energía este miércoles en Praga. El objetivo de los paises europeos es intentar llegar a un acuerdo y dar instrucciones claras sobre lo que la Comisión Europea debe proponer la semana que viene en su paquete de nuevas medidas energéticas de emergencia del bloque para hacer frente a la crisis.

Con los precios del gas casi un 90% más altos que hace un año, la mayoría de los miembros de la UE está a favor de fijar un tope para el precio del gas, un mecanismo que ya aplican España y Portugal, pero no están de acuerdo en su diseño. Algunos países, como Alemania, el mayor mercado de gas de Europa, siguen oponiéndose a esa herramienta, pues temen que un tope pueda disparar la demanda en un momento en que la UE necesita frenar su consumo de gas ruso.

España y Portugal aplican el tope al gas desde junio, lo que ha ayudado a frenar los precios locales de la electricidad. Un alto funcionario de la UE dijo que varios miembros apoyanque esa medida se aplique en toda la UE, aunque otros paises advierten que podría aumentar la demanda de gas en todo el bloque, ya que el uso de gas en España ha aumentado desde entonces.

Las conversaciones que mantuvieron los líderes de la UE la semana pasada sobre el tema no sirvieron para aclarar la cuestión. Un diplomático de la UE dijo a Reuters que las discusiones "iban en todas las direcciones", refiriéndose a las numerosas opciones que se barajaban, entre ellas un tope de precios para todo el gas, el gas de los gasoductos o sólo el gas utilizado para producir electricidad.

"Tenemos que disociar los precios de la energía, es decir, el precio del gas y el de la electricidad", dijo el ministro sueco de Energía, Khashayar Farmanbar, señalando como opción el plan nacional de España y Portugal para limitar el precio del gas utilizado para la generación de electricidad.

Por su parte, Roberto Cingolani, ministro italiano de Transición Ecológica, declaró que los países europeos están "de acuerdo en el diagnóstico, la terapia sigue en discusión". "Sobre la disociación de precios de gas y de la electricidad] creo que seguramente hay acuerdo generalizado y la comisión se mueve en esta dirección". Pero sobre la limitación del precio del gas, Cingolani dijo que "todo el mundo está de acuerdo en que los precios son una locura. Esto podría depender de la ingeniería del mercado, pero por supuesto hay diferentes soluciones posibles".

La comisaria de Energía, Kadri Simson, dijo en declaraciones a la prensa a su llegada a la reunión que la Comisión Europea presentará la próxima semana un nuevo paquete de medidas para intervenir el mercado energético y contener el alza de los precios, así como para incentivar la reducción de la demanda y facilitar las compras conjuntas de gas, respondiendo así al encargo de los líderes de la UE que la semana pasada reclamaron a Bruselas propuestas legislativas "claras". "Debemos tener en mente que debemos actuar juntos y sobre la base de un amplio consenso", ha indicado Simson.

Según Bloomberg, los ministros negocian proponer una revisión "temporal" del mercado de la electricidad mediante la limitación de los precios del gas utilizado para la generación de energía, si bien aumentan las presiones para que el bloque imponga un tope más amplio. "Tenemos que encontrar una solución rápida que sea aplicable a toda la Unión Europea", dijo a Reuters un alto responsable de la UE. "Las soluciones nacionales no son el camino a seguir".

Alemania y Países Bajos plantean que cualquier medida de este tipo sea considerada "muy cuidadosamente" y se debe garantizar que la carga se reparta entre los países, según un borrador de documento al que han tenido acceso Bloomberg y Reuters. Estos dos países sugieren 10 medidas, entre ellas, un nuevo precio de referencia para el gas natural licuado, que la UE compre inmediatamente de gas para evitar que los países compitan entre sí, y también plantean objetivos más estrictos de ahorro de gas y la negociación de precios más bajos con otros proveedores, como Noruega.

La vicepresidenta tercera de España y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha señalado a su llegada a la reunión en Praga que cualquier respuesta consensuada de la Unión Europea no puede poner en peligro la senda de descarbonización de España. "Actualmente hay dos posiciones, la cobertura con flexibilidad en momentos difíciles y permitir o no dificultar la senda en la que estamos inmersos los que podemos hacerlo", ha añadido Ribera.

Los países de la UE ya han fijado gravámenes a las energéticas sobre los beneficios caídos del cielo, han impuesto obligaciones de almacenamiento de gas y restricciones a la demanda de electricidad para hacer frente al aumento de los precios de la energía.

Fuente: Cinco Días, El País