NOTICIAS


12/08/2022

España aumenta su importación de gas ruso pese a la guerra en 2022


En los siete meses del año la compra de gas a Moscú crece un 15% y las importaciones desde Argel caen un 42%.

​Rusia se mantiene como el cuarto suministrador más importante por detrás de Argelia, EE UU y Nigeria.




España ha abierto una doble veda desde el punto de vista energético: en los siete meses de 2022 ha comprado más gas a Rusia y mucho menos a Argelia, tanto en plena invasión de Ucrania como en medio del conflicto diplomático con el país africano a cuenta del cambio de postura del Gobierno de Pedro Sánchez sobre el Sáhara. De hecho, las compras a Rusia han aumentado desde enero en un 15,6% mientras que las importaciones desde Argelia han caído un 42%, según se recoge en el Boletín Estadístico de Enagás.

Si se comparan los datos de julio de 2021 y julio de 2022, se ve un cambio de tendencia que favorece a países como Estados Unidos, Nigeria, precisamente Rusia, y en un escalón inferior también a Catar. En el otro lado, el giro perjudica de manera importante a Argelia. En el caso del país del norte de África, España compró en julio de este año España compró 8.572 gigavatios hora (GWh) frente a los 16.192 del mismo mes de 2021, antes del choque por la cuestión saharaui. Con Estados Unidos la dinámica fue a la inversa, pues se han importado 8.530 GWh en el mes que acaba de terminar mientras que en julio de 2021 fueron 2.664. Rusia ha pasado, comparados los meses de julio, de 2.204 el año pasado a 5.317 este y Nigeria exportó a España 1.142 GWh en julio del año pasado y 5.882 en el mismo mes de este año.

Durante algo más de la primera mitad del año, España ha comprado 64.534 gigavatios hora de gas a Argelia, de los que 60.056 GWh (aproximadamente el 93%) llegaron por tubo, a través del Medgaz y el resto en buques metaneros en forma de gas natural licuado. En un año la dependencia de Argelia se ha reducido considerablemente: hasta julio la cuota de importación argelina se situó en un 24,5%, frente al 48,8% de un año antes en los primeros siete meses.

Argelia (23,3%), Estados Unidos (23,2%) y Nigeria (16%) son los tres principales exportadores de gas hacia España en julio de 2022, y Rusia se sitúa ya en cuarto lugar con un 14,5% del total, justo por delante de Catar, que queda a mucha distancia con un 5,5%. En menor medida han tenido cierta relevancia otros países como Trinidad, Francia, Angola o Egipto. En ese escenario, España ha comprado a Moscú 28.265 GWh hasta julio y 5.317 GWh solo durante el séptimo mes del año.

La cifra del mes que acaba de terminar, eso sí, supone una reducción de prácticamente el 40% con respecto a los datos de junio. Entonces se alcanzó un récord total de importaciones desde Rusia, con un total de 8.752 GWh. Hay pocos cambios si se mira el acumulado entre enero y julio: ahí Rusia representa una cuota del 10,7% del total del gas comprado por parte de España, un dato muy similar al que se daba en el mismo periodo de 2021.

Un cambio importante ha sido también el visto con las importaciones desde Estados Unidos. Desde el inicio de la guerra el país se ha situado en cuanto a las exportaciones de gas hacia España con una cuota del 32,9%, casi 10 puntos más que Argelia, tras acumular compras por 86.609 GWh en los primeros siete meses del 2022. Además, lo llamativo es que en ese mismo periodo pero en 2021 EE UU solo representaba el 9,1% de las importaciones gasísticas. En conclusión, Estados Unidos, Argelia y Rusia siguen copando el 70% de las importaciones de gas por parte de España.

En lo que respecta a las exportaciones con Francia, a través de la interconexión VIP Pirineos, en julio se situaron en 3.077 GWh, frente a los 3.051 GWh de junio de 2022. Habitualmente utilizado para importar gas natural del país vecino, desde que estalló la guerra de Ucrania se ha producido un cambio total, haciendo de España un exportador hacia Europa.

Ya en abril se alcanzó una cifra exportadora de España a Francia de 5.618 GWh y en mayo se incrementó un 10% con respecto al mes anterior, hasta la cifra récord de 6.185 GWh. En julio, también destacó el importante incremento en la descarga de buques, que se duplicó con respecto al mismo mes del año anterior, hasta los 26.448 GWh. Así, el número de buques descargados se impulsó un 92,9% durante julio, para situarse en las 27 unidades, trece más que en el mismo mes de 2021.

Ha habido voces que han criticado estos datos de importaciones de gas por parte de España, y desde Vox su portavoz Jorge Buxadé ha apuntado directamente al PP y al PSOE. "Me pregunto cuántos expolíticos de PSOE y PP se están beneficiando ahora del auge de precios, uso y exportación del gas desde los consejos de administración de las operadoras mientras predican a favor del confinamiento energético", escribió el eurodiputado en sus redes sociales.

El papel de España en la crisis energética

En un escenario tan complicado, España aspira a jugar un papel fundamental. Tanto es así que el canciller Olaf Scholz ha hablado este mismo jueves tanto con Madrid como con Lisboa para trasladarles su idea de que puedan aumentar las exportaciones de gas desde la Península Ibérica hacia Alemania, uno de los países más dependientes del gas ruso en toda la UE. Así, Berlín quiere un gasoducto que facilite el traslado sur-norte, de tal manera que se pueda reducir la dependencia de Moscú.

Francia juega entonces una baza importante, porque por su territorio cruzaría la infraestructura. Y el proyecto ya existe: es el MidCat, que eso sí, lleva años paralizado por sus elevados costes y el bajo precio del suministro ruso. Restan por construir 226 kilómetros de tuberías desde la localidad catalana de Hostalric hasta la francesa Barbaira y España pide que la UE sufrague los gastos.

Scholz sabe que llega tarde y asume si se hubiesen reforzado antes las conexiones con la Península Ibérica, habría sido "una contribución masiva para aliviar y aligerar la situación" del suministro de gas, que Alemania ha recibido básicamente desde Rusia en estos últimos años. En septiembre expondrá esta idea tanto a Sánchez y Costa como a Emmanuel Macron y a la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, toda vez que Bruselas tiene previsto presentar además ese mismo mes su plan de choque para reducir el vínculo energético con el régimen de Vladimir Putin.

Desde el Gobierno, la vicepresidenta y ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha recogido el guante. "Valoramos positivamente el mensaje del canciller", sostuvo. Ribera ha enfatizado además que la integración de las políticas energéticas europeas tiene "grandes ventajas para todos y requiere una mayor y mejor coordinación de las infraestructuras". Ahí España quiere ser protagonista y la vicepresidenta recordó que "ha mostrado siempre su disponibilidad y reivindicado una mayor interconexión", más si cabe en una crisis que, dice, "está mostrando las ventajas de tener más integración europea".

Actualmente, solamente dos gasoductos pasan desde suelo español al otro lado de los Pirineos y suman una capacidad de apenas 8.000 millones de metros cúbicos anuales, cuando el Nord Stream 2, el fallido proyecto planteado para exportar gas de Rusia a Alemania, puede llevar unos 55.000 millones de metros cúbicos.

Revisión al alza de los precios del petróleo

Por otro lado, los elevados precios del gas a raíz de la crisis del suministro ruso está impulsando un "vertiginoso" cambio hacia el uso del petróleo para la generación de electricidad, lo que ha llevado a la Agencia Internacional de Energía (AIE) a revisar al alza sus previsiones de consumo mundial. "El aumento de los suministros de petróleo y la escalada de preocupaciones sobre el deterioro de las perspectivas económicas han reducido los precios en alrededor de 30 dólares por barril desde los máximos de junio", destacó la agencia.

No obstante, el organismo espera que la demanda mundial de petróleo aumente en 2022 en 2,1 millones de barriles diarios, lo que representa un incremento de 380.000 barriles al día respecto de la anterior proyección. "Con varias regiones experimentando olas de calor abrasadoras, los datos más recientes confirman una mayor quema de petróleo en la generación de energía, especialmente en Europa y Oriente Próximo, pero también en toda Asia", señaló.

Fuente: 20 Minutos