NOTICIAS


04/08/2022

La gasolina y el diésel vuelven a caer en pleno agosto


Una vez aplicado el descuento de 20 céntimos, la gasolina se vende de media a 1,702 euros el litro y el diésel a 1,693 euros.

A pesar de que llevan semanas abaratándose, los precios actuales son los más caros de la historia para un mes de agosto.




Los carburantes han vuelto a caer este jueves, coincidiendo con la plena temporada vacacional de agosto. La gasolina de 95 se vende de media a 1,702 euros el litro, mientras que el diésel se sitúa en 1,693 euros, una vez aplicado el descuento de 20 céntimos del Gobierno. Alcanzan así sus niveles más bajos desde el pasado mes de mayo.

Con estos valores, la gasolina es cinco céntimos más barata que la semana pasada, y acumula seis semanas a la baja. En el caso del gasóleo, que baja por quinta semana consecutiva, es cuatro céntimos más barato que hace siete días. Cabe recordar que estos son valores medios y en algunas estaciones pueden ser superiores. Con menos de un céntimo de diferencia, la diferencia de precios entre ambos sigue estrechándose.

Sin la rebaja del Gobierno, el precio de la gasolina y diésel alcanza 1,902 y 1,893 euros de media respectivamente, según el Boletín Petrolero de la Unión Europea, que refleja unos valores en los que se incluyen impuestos.

A pesar de los descensos, los carburantes marcan precios especialmente altos a estas alturas del verano en comparación con otros años. En este escenario, los conductores buscan las gasolineras más baratas para llenar el depósito.

El mes de agosto con la gasolina más cara

A pesar de que los carburantes acumulan varias semanas de caídas, los precios actuales son los más caros de la historia para un mes de agosto, periodo en el que habitualmente se produce un marcado aumento de la movilidad en las carreteras españolas debido a las vacaciones de verano.

Hasta ahora, los precios más elevados en una primera semana de agosto se registraron en 2013, cuando el litro de gasolina costaba 1,472 euros y el de gasóleo 1,376 euros, un 16% y un 19% menos, respectivamente, que los valores actuales.

También superan en un 17% y un 25% los precios registrados por la gasolina y el gasóleo durante el agosto de 2021, cuando la movilidad se comenzaba a recuperar en los meses de verano tras la crisis del coronavirus, y alcanzaban precios de 1,416 y 1,29 euros, respectivamente.

Sin embargo, los precios sin el descuento del Gobierno serían aún más elevados -1,902 euros la gasolina y 1,893 el gasóleo-, por lo que esta bonificación permite a los consumidores ahorrarse alrededor de 11 euros al llenar el depósito, tanto si emplean gasolina como si optan por gasóleo.

Además, los precios actuales ya son más bajos que los que marcaban a finales de marzo, cuando se aprobó la bonificación y los precios comenzaron a dispararse hasta superar los 2 euros por litro, sin aplicarse el descuento.

Llenar el depósito cuesta entre 16 y 23 euros más que hace un año

Con los precios actuales, llenar un depósito medio de 55 litros tanto con gasolina como con gasóleo cueste algo más de 93 euros, teniendo en cuenta la ayuda de 20 céntimos el litro. Esto supone pagar cerca de 16,3 euros más que en las mismas fechas del año pasado, en el caso de la gasolina, y 23,5 euros para el gasóleo.

Además, estas cifras se registran en un entorno de precios elevados del crudo en el actual contexto, marcado por la guerra en Ucrania. Este jueves, el barril de Brent (de referencia en Europa) cotizaba por debajo de los 100 dólares (97 dólares), mientras que el Texas americano se intercambiaba a 91 dólares.

Sin embargo, cabe recordar que el precio de los carburantes depende de diversos factores, como su cotización específica (independiente de la del petróleo), la evolución del crudo, los impuestos, el coste de la materia prima y de la logística y los márgenes brutos. Así, la evolución en la cotización del crudo no se traslada directamente a los precios de la gasolina, sino que lo hace con un decalaje temporal.

Más barata que la media europea

Pese a los niveles históricamente elevados que registran la gasolina y el gasóleo en España, la menor carga impositiva que soportan ambos carburantes y la bonificación aprobada por el Ejecutivo sitúan su precio por debajo de la media europea, donde la gasolina se vende a 1,856 y el gasoil a 1,878 euros.

Así, la gasolina más cara de la UE se encuentra actualmente en Dinamarca (2,218 euros) y Finlandia (2,19 euros), mientras que el gasóleo con el precio más alto está también en los países nórdicos, concretamente en Suecia (2,37 euros) y Finlandia (2,153 euros).

Por el contrario, los precios más bajos de la gasolina en el continente se registran en Hungría (1,29 euros) y Malta (1,34 euros), y los del gasóleo los marcan nuevamente Malta (1,21 euros) y Hungría (1,558 euros).

En comparación con los países del entorno, los precios medios de la gasolina y el gasóleo en España presentan los valores más bajos, siendo superada por Alemania, donde la gasolina se paga a 1,814 euros y el gasóleo a 1,943 euros, Francia (1,844 y 1,878 euros, respectivamente), Italia (1,877 y 1,851 euros) y Portugal (1,889 y 1,83 euros).

Fuente: RTVE