NOTICIAS


02/08/2022

España pedirá otra 'excepción ibérica' para evitar un gran corte del gas


Si la UE rechaza la medida, el Gobierno tendrá que recortar a la industria.

Ribera aspira a utilizar un resquicio para evitar que se contabilice el gas




El Ministerio de Transición Ecológica consiguió la pasada semana una victoria parcial en el Reglamento que servirá para reducir el consumo de gas en Europa en caso de alerta pero existe una puerta abierta que lo podría convertir en un auténtico desastre para la industria.

La vicepresidenta arrancó de la Comisión Europea el compromiso de rebajar del 15 al 7% la exigencia para nuestro país pero lo cierto es que la redacción definitiva del documento deja todavía grandes incertidumbres abiertas que tendrán que resolverse durante la negociación del Plan de Contingencia antes de que acabe septiembre.

La clave para esta discusión estará en el llamado punto 2j del Reglamento, que el Gobierno español quiere utilizar para evitar que se tenga en cuenta el incremento del consumo de gas que ha provocado en las centrales eléctricas la excepción ibérica.

El Gobierno quiere ampararse en esta norma para justificar que se trata de una emergencia y evitar que este incremento compute en las cifras españolas.

Según el texto definitivo del Reglamento, al que tuvo acceso elEconomista.es, dice así: "Un Estado miembro que se enfrente a una crisis eléctrica podrá limitar temporalmente la reducción obligatoria de la demanda de gas con arreglo al apartado 2 al nivel necesario para mitigar el riesgo para la electricidad si no existen otras alternativas económicas para sustituir el gas necesario para producir electricidad sin poner en grave peligro la seguridad del suministro".

Por contra, si esta nueva 'excepción ibérica no fuera aceptada por la Comisión la situación podría suponer recortes de hasta un 40% para el suministro de gas a la industria que tanto el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, como la vicepresidenta, Teresa Ribera, han insistido en que no se producirán.

El Gobierno negociará el recorte dentro del plan de contingencia en septiembre

El consejero delegado de Enagás, Arturo Gonzalo Aizpiri, por contra, en una entrevista con este diario si que matizó que los recortes no se producirán siempre que Bruselas acepte la posición del Gobierno español de utilizar esta vía de escape.

Para calcular la reducción del 7% del consumo de gas, Bruselas ha fijado la media de consumo de los últimos cinco años en los meses que van de agosto a marzo. Según las cuentas que está llevando a cabo el sector, la media de consumo en ese periodo rondaría los 261 TWh (150 TWh la industria, 61 TWh las centrales de gas y 50 TW para los domésticos).

Con la reducción del 7% el consumo debería quedarse en 243 TWh, lo que supondría 18 TW menos para poder cumplir con Bruselas si la situación actual fuera similar a la media de esos cinco años. El escenario, no obstante, ha cambiado por la puesta en funcionamiento de la llamada excepción ibérica. España consumió 276 TWh en el periodo 2021-2022 que se reparte entre 148 TWh de industrial, 79 TWh de CCGT y 49 TWh del doméstico.

Se ha producido un incremento de casi el 80% de demanda de gas en junio y cerca de un 120% en julio

La Comisión pedirá llegar a los 243 TWh, lo que supondría una reducción de 33 TWh, casi el doble del cálculo que sale de esta media. Por lo tanto, si se aplicará por segmentos para el doméstico sería pasar de los 49 TWh actuales a 47 TWh, un extremo que los expertos creen que se conseguiría simplemente por la señal de precio de un gas más caro y la rebaja de la calefacción. Para la industria se pediría pasar de 148 TWh a 139 TWh que se conseguirían con la parada de la cogeneración y algunas paradas industriales además de la sensibilidad del precio.

Y, por último, para el sector eléctrico la reducción sería desde los 79 TW hasta los 57 TWh sin contar el efecto de la excepción ibérica. Con la entrada en funcionamiento de esta medida, se ha producido un incremento de casi el 80% de demanda de gas en junio y cerca de un 120% en julio. Para agosto se espera otro crecimiento del 80%, lo que ha provocado que, por primera vez, el consumo de gas para generación de electricidad supere al consumo convencional (industria y doméstico).

Lisboa podría entonces subir los peajes a las centrales

Si se asume un aumento de demanda de sólo el 40% supondría que hay 32 TWh más de gas que elevaría el consumo para generación eléctrica en estos momentos hasta los 111 TWh frente a los 57 TWh que serían el nivel al que habría que reducirlo, y un recorte de este tamaño no podría repartirse ni el consumidor doméstico, ni el industrial.

Si España exporta gas a Portugal este no se contabiliza en la demanda española pero si se envía electricidad contaría como consumo en España. Lisboa podría entonces subir los peajes a las centrales de gas para provocar la entrada siempre de las españolas y ahorrar el gas sin parar su industria y endosar ese consumo a España. El Gobierno tendrá que arrancar As Pontes o poner las interconexiones a cero para evitar un problema de mayores recortes a la industria.

Fuente: El Economista