NOTICIAS


17/06/2022

¿Podrían llegar las gasolinas a los tres euros por litro durante este verano?





El precio de los carburantes no deja de subir y el sector apunta a que la tendencia al alza se mantendrá durante el verano, pudiendo llegar incluso a alcanzar los tres euros por litro, lo que se traducirá en que las vacaciones les saldrán mucho más caras a millones de españoles.

Este jueves, la gasolina ha marcado un nuevo máximo histórico, el segundo consecutivo, tras venderse la última semana a un precio medio de 1,917 euros el litro; mientras que el gasóleo, por su parte, se acerca cada vez más a su récord y se ha situado en los 1,803 euros, según los datos difundidos este jueves por el Boletín Petrolero de la Unión Europea (UE), que recoge el precio medio registrado en más de 11.400 estaciones de servicio españolas entre el 7 y el 13 de junio.

Y todo ello pese a que los combustibles disfrutan de la bonificación de 20 céntimos por litro decretada por el Gobierno, por el momento, hasta el próximo 30 de junio. Si se excluyera el descuento, la gasolina superaría por segunda vez en la historia los 2 euros por litro, situándose en 2,117 euros, mientras que el gasóleo lo haría por primera vez, marcando un precio récord de 2,003 euros.

Llenar un depósito de 45 litros costaría 135 euros

La situación en un futuro próximo no tiene visos de mejorar y todo hace indicar que los precios de las gasolinas seguirán disparados hasta el punto que los propietarios de las estaciones de servicio no se descartan que alcancen los tres euros por litro a lo largo del próximo verano. Esto supondría que llenar un depósito medio de 45 litros alcanzase los 135 euros.

"Es una cifra que aún queda lejana, si bien es cierto que no se puede descartar ningún escenario", asegura a 20minutos Nacho Rabadán, director general de la Confederación Española de Estaciones de Servicio (CEEES).

"Todo hace indicar que los precios de los combustibles van a seguir subiendo. La demanda global está al alza y la oferta está congelada, con lo cual las curvas de oferta y demanda se van a cruzar en un precio más alto. Es lo que venimos observando desde hace semanas y pronosticamos que es lo que va a seguir sucediendo", asegura.

Rabadán explica que "se está produciendo un cuello de botella en el sector" debido a que "las refinerías no han recuperado aún la producción que tenían antes de la pandemia, hay algunas obsoletas y otras que han cerrado". "Además estamos enviando señales de que vamos a dejar de consumir derivados del petróleo en un futuro próximo y los operadores, por tanto, no invierten en ir actualizando y su refinería", añade.

"La subvención del Gobierno se ha diluido"

El director general de CEEES considera que la subvención del Gobierno "ha cumplido en parte su función" pero que "se ha diluido" como consecuencia de la imparable subida de los carburantes.

Rabadán califica de "complicada" la situación que en la actualidad afrontan las alrededor de 11.700 estaciones de servicio que hay en España, de las cuales casi el 70% son de pequeños empresarios.

"Tenemos que adelantar las bonificaciones de 20 céntimos por cada litro que venden. Es verdad que se está pagando en un plazo medianamente razonable, entre diez y quince días, pero tenemos que soportar ese coste financiero y hay algunas que no han cobrado aún el mes de abril", afirma.

Pero lo que más afecta a las gasolineras es que estos elevados precios están destruyendo poco a poco la demanda y hacen que se vean obligadas a contener sus precios de venta, reduciendo así sus márgenes de beneficio: "Desde abril, los precios han subido un 18% mientras nuestros precios de comprar lo han hecho un 25%, con lo cual no se está trasladando al surtidor todo el sobrecoste que están teniendo las estaciones de servicio para abastecerse. En la actualidad, una de cada cinco estaciones se encuentra en riesgo de impago a sus proveedores".

Fuente: 20 minutos