NOTICIAS


13/06/2022

España lidera la subida de los combustibles en Europa


Desde que se aplica el descuento de 20 céntimos, la gasolina ha subido 23 en España y en Alemania ha caído 13. El diésel ha subido 8 céntimos en nuestro país, frente a los 20 que ha bajado en Alemania y los 15 de Francia




La bonificación de 20 céntimos al combustible ha provocado el efecto contrario para el que fue creada. La medida, incluida en el real decreto ley contra las consecuencias económicas de la guerra en Ucrania, entró en vigor el pasado 1 de abril para frenar el desorbitado precio que estaban pagando los conductores por el litro de diésel y de gasolina. Sin embargo, esta ayuda no solo no ha logrado su propósito, sino que ahora la gasolina se paga más cara que antes de su entrada en vigor. En España, el litro de gasolina ha superado por primera vez la barrera de los dos euros y su precio ya se come por completo la bonificación del Gobierno. Además, los conductores españoles están pagando los combustibles por encima de la media de la Unión Europea y si se comparan nuestros precios con los de las otras grandes potencias económicas de Europa (Francia, Alemania e Italia), España es el país donde más ha subido de precio el litro de gasolina y de gasóleo desde la última semana de marzo, antes de que entrara en vigor el descuento de 20 céntimos.

Según el último Boletín Petrolero de la Unión Europea, entre el 31 de mayo y el 6 de junio, el precio medio del litro de gasolina volvió a subir por séptima semana consecutiva y se situó en los 2,048 euros, tras registrar un encarecimiento del 4,5% respecto a la semana anterior. De esta manera, el precio de la gasolina ha superado por primera vez los dos euros por litro de media y ya se come la totalidad de la subvención de 20 céntimos por litro que entró en vigor el pasado mes de abril. Con el descuento aplicado, los españoles pagan 1,848 euros por litro, tres céntimos más que en la última semana de marzo (1,818 euros), antes de que se comenzará a aplicar la bonificación.

Por su parte, los consumidores pagaron el litro de gasóleo a una media de 1,916 euros, que con el descuento desciende a 1,716 euros. Aunque el gasóleo registra una evolución desde principios de marzo más favorable que la gasolina, es un 3,9% más caro tras subir por primera vez en el último mes. Pese a ello, al aplicar la rebaja de los 20 céntimos por litro, su importe sigue siendo 12 céntimos inferior que a finales de marzo, cuando costaba 1,837 euros el litro.

Si se consultan los datos que Francia, Alemania e Italia han registrado en la última semana y se comparan con los de la última semana de marzo (antes de la entrada en vigor del descuento español), la conclusión es clara: en España, los precios han crecido a un ritmo más acelerado que el del resto de las grandes potencias europeas, donde el encarecimiento se ha contenido e incluso se han registrado bajadas.

23 céntimos más

En España, la gasolina ha subido 23 céntimos en comparación con la última semana de marzo, al pasar de 1,818 euros el litro a 2,048 euros, y el diésel ha subido 7 céntimos, desde 1,837 euros a 1,916. Estos son datos del mercado antes de aplicar el descuento de 20 céntimos, para conocer la evolución real del precio desde la semana previa a la entrada en vigor de esta ayuda hasta la actualidad.

En Italia la gasolina cuesta ahora 7 céntimos más que a finales de marzo, al pasar de 1,870 euros a 1,940 euros, y el diésel cerca de un céntimo menos, porque antes el litro costaba 1,857 euros y ahora 1,851 euros. Por lo tanto, el coste de la gasolina y del diésel no solo ha aumentado en menor medida que en España, sino que los precios son también inferiores a los registrados en España.

Siguiendo con Francia, allí la gasolina cuesta ahora casi 10 céntimos más (0,097 euros) que a finales de marzo. Ha pasado de 2,004 euros el litro a 2,101 euros. El precio medio de la última semana disponible supera al de España, pero su encarecimiento es mucho más moderado que el de nuestro país. Mientras que en Francia el precio ha aumentado 10 céntimos en algo más de dos meses, en España la gasolina se ha encarecido 23 céntimos. Por su parte, los franceses pagan ahora el litro de diésel 15 céntimos más barato que a finales de marzo, al pasar de 2,116 euros el litro a 1,9161. Su coste sigue estando por encima del precio español, pero mientras que en Francia ha caído su precio en España ha subido.

Alemania es la potencia económica europea donde más se nota el contraste de la evolución de precios de los combustibles en comparación con España. En el país germano, la gasolina cuesta ahora casi 13 céntimos menos (0,127 euros) y el diésel casi 20 céntimos menos (0,199 euros). Por un lado, la gasolina ha pasado de costar 2,126 euros entre el 22 y 28 de marzo a 1,999 euros entre el 31 de mayo y el 6 de junio. El precio, además de haber descendido considerablemente en los últimos dos meses, es inferior al registrado en España. En cuanto al diésel, el litro ha pasado de costar 2,179 euros a 1,980 euros, un precio superior al español, pero que se ha reducido 20 céntimos desde finales de marzo mientras que en España el mismo combustible se ha encarecido 7 céntimos por litro.

Por encima de la media de la UE

El importe de ambos carburantes en España sigue por debajo de la media de la zona euro, donde el precio de venta al público del litro de gasolina se fijó en 2,061 euros por litro y el del gasoil en 1,942 euros. Sin embargo, tras la fuerte subida de esta última semana, es ya superior a la media de los países de la UE que se sitúa en los 2,018 euros por litro en la gasolina y en 1,908 en el diésel. El menor nivel de precios finales respecto a los países del entorno se debe a que España, pese al IVA, a los mayores impuestos y a los gravámenes al biodiésel, sigue contando con una menor presión fiscal, en general, que la media comunitaria.

Los datos no mienten. La bonificación no está frenando el incremento de precios y, en el caso de la gasolina, la ayuda ha quedado ya sin efecto. El Gobierno, en cambio, sigue defendiendo su utilidad para impedir que en este momento haya precios aún «más desorbitados», afirmó en una entrevista la ministra de Hacienda y Función Pública, María Jesús Montero, este pasado jueves. Tanto es así, que el Ejecutivo ha decidido prorrogar el descuento de 20 céntimos, vigente inicialmente hasta el 30 de junio, por otros tres meses, e incluso Montero ha asegurado que la medida se mantendrá mientras los precios estén altos.

El Gobierno niega que el descuento esté siendo contraproducente para frenar el precio de la gasolina. Durante esa misma entrevista, la titular de Hacienda defendió que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha señalado en los diferentes informes sobre esta bonificación que no está apreciando «ningún tipo de situación irregular por parte del mercado» de las gasolinas. No obstante, un estudio econométrico publicado recientemente bajo el título «El efecto del descuento de 20 céntimos sobre los precios de gasolinas y diésel en España», concluye que los precios de los carburantes se han incrementado, en media, cinco céntimos de euro, la cuantía que debían rebajar las petroleras –los otros 15 céntimos corren en su caso a cargo del Estado–.

Pese a los que reflejan los datos y algunos estudios, el Gobierno sigue adelante con su plan y está barajando poner en marcha otra medida. María Jesús Montero adelantó el jueves que, de cara a la discusión sobre los Presupuestos de 2023, el Ejecutivo analizará si se debe poner en marcha «algún tipo de aportación adicional» por parte de grandes petroleras o empresas de electricidad si están teniendo márgenes de beneficios «que en este momento puedan ser no justificados».

Fuente: La Razón