NOTICIAS


26/05/2022

El precio de los coches gasolina y diésel ha subido un 35% en cinco años


La OCU (Organización de Consumidores y Usuarios) dice que el encarecimiento llega al 42% en el caso del Dacia Sandero, el modelo más barato a la venta.



La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha advertido de una subida sin precedentes en los precios de los automóviles nuevos con motor de combustión en los últimos cinco años: el aumento medio ha sido del 35%, muy superior a la inflación general acumulada en este mismo periodo, que alcanzó el 12,8%. Entre sus causas, las penalizaciones de la UE a los fabricantes de automóviles por emisiones de CO2, la crisis de los microchips, la propia inflación de muchos de los materiales y productos empleados en su fabricación.

A esto habría que añadir el aumento en los contenidos, tanto de confort o seguridad, que forma parte del equipamiento de serie de los modelos más modernos. De hecho, la organización pone como ejemplo el Dacia Sandero, el modelo más barato en el mercado español. Ha pasado de costar, incluyendo descuentos oficiales, 7.035 euros en 2017 a 9.990 euros en 2022, es decir, un 42% más. Sin embargo, no hay punto de comparación entre un coche y otro. Ni en lo que está a la vista, ni en lo que está oculto, caso de la plataforma sobre la que está construido.

Decantarse por electrificados

De hecho, analizando los precios del modelo más vendido de las 15 marcas más importantes de España, tan solo dos han mantenidos sus precios por debajo del IPC general acumulado (12,8%): el BMW X1 y el Mercedes GLC.

En este contexto, que se tradujo en una subida histórica de los precios en abril, la OCU recomienda a los conductores buscar modelos que estén en oferta o en stock y comparar precios: el ahorro puede alcanzar un 20% sobre el precio oficial. Otra opción es buscar vehículos eléctricos o con motorización híbrida, ya que a medio plazo terminan saliendo más baratos. Además, en estos casos las subidas de precio han sido menores: el híbrido no enchufable más barato, el Mazda 2 (18.220 euros), cuesta un 18% más que el modelo más barato de hace cinco años; el híbrido enchufable más barato ahora, el Renault Captur (30.160 euros), cuesta casi lo mismo que el modelo más económico de entonces; mientras que el eléctrico más asequible, el Dacia Spring (17.905 euros sin ayudas del Moves), cuesta un 18% menos que el modelo eléctrico más barato de hace cinco años.

En cualquier caso, la organización urge a las autoridades europeas a impulsar el desarrollo de industrias nacionales de microchips que puedan garantizar un suministro regular de este tipo de componentes y aseguren un precio estable. Al tiempo que solicita a las administraciones españolas que se amplíe la actual red de electrolineras de carga rápida: favorecer el uso del coche eléctrico pasa necesariamente por la presencia de una cada 50 kilómetros.

Fuente: El Mundo