NOTICIAS


18/03/2022

Los precios del combustible alimentan el robo de gasolina en vehículos


Los hurtos. que ya se daban antes del encarecimiento de los carburantes, aumentan en algunas zonas del país.



Con la electricidad, el gas y los combustibles disparados y el Gobierno a la espera de que Europa marque unas directrices para tomar medidas para frenar este ascenso, los bolsillos continúan notando las consecuencias de la invasión rusa de Ucrania y un año en el que la luz prácticamente no ha dejado de subir. Los depósitos de gasolina de los vehículos se han convertido en huchas callejeras que albergan pequeñas fortunas.

Los últimos datos del Boletín Petrolero de la Comisión Europea, correspondientes aún a la semana del 7 de marzo, marcan el precio medio del litro de gasolina a 1,67 euros y el de diésel, a 1,58, dos cifras que aumentarán -llevan haciéndolo varias semanas- cuando registren el encarecimiento de estos días. En cualquier caso, supone un gasto de 100,2 y 94,8 euros, respectivamente, para un depósito de 60 litros, que se dispara en aquellas estaciones de servicio que superan los dos euros por litro.

En un contexto en el que el repostaje un vehículo puede llegar a costar unos 120 euros, dejar el coche en la calle supone exponerse al robo de este dinero, como ya está ocurriendo en algunas zonas del país. No se trata de algo nuevo, ni mucho menos, pero sí de un crimen que cobra nueva relevancia en la situación actual.

Fuentes de la Policía Nacional reconocen que se están dando estos hurtos, aunque también contextualizan que ya se producían antes de que se disparase el precio de los carburantes. Como es lógico, es más fácil que ocurran en zonas poco transitadas o sin presencia policial, como pueden ser descampados, que en la propia calle. Dentro de la Policía Municipal de Madrid sí han detectado un aumento en estos robos, que están afectando en cierto medida a los vehículos de los repartidores de empresas de comercio electrónico.

Aslam reparte con su furgoneta para Amazon. Hace unos días, le robaron la gasolina del depósito haciendo un boquete en este. Fue a plena luz del día, a las tres de la tarde, y en un sitio con tanto tránsito como la avenida de los Poblados, a la altura de la calle Eugenia de Montijo.

Él lo atribuye a la escalada de precios del combustible. En su caso, necesita hasta 400 euros al día para llenar los depósitos que se consumen en el reparto diario de mercancías. Aslam es cubano y dice que él ya vivió en su país como el robo de combustible era una práctica común y que no le gustaría volver a vivir esa situación en España.

Donde no hay tanta preocupación es en las gasolineras. Según explican fuentes del sector bajo condición de anonimato, el 'simpa' ya es bastante complejo desde que hace años se popularizó el prepago. "Puede haber estaciones de servicio con personal, pero generalmente se ocupa de funciones como limpieza o caja", apuntan.

En este sentido, sí ven "probable" que aquellos establecimientos en los que no se recurriera a este sistema lo hayan adoptado recientemente ante la subida de los precios. No obstante, siguen considerando que no es un crimen que compense, ya que el botín es relativamente escaso y, en cualquier caso, no es un golpe sencillo.

Así, en el caso de las estaciones de ciudad, una huida rápida es compleja. Mientras, en las estaciones más remotas, el prepago y las cámaras -también presentes en el entorno urbano- sirven para hacer cambiar de idea a quien se lo plantee.

Fuente: El Mundo.