NOTICIAS


12/01/2022

Ómicron hunde un 14% al petróleo


La gasolina se encamina a la quinta rebaja consecutiva tras un encarecimiento del 25% en el último año, donde ha fijado los precios más altos desde 2014 en la gasolina´.




Ómicron ha desatado un tsunami en los mercados financieros. El temor a nuevas restricciones y, por tanto, a una menor movilidad ha provocado que los futuros del petróleo hayan caído en picado.

Este martes los futuros del barril de Brent cayeron un 5% a cierre de la jornada bursátil europea. Con este desplome, el petróleo de referencia en Europa se situó por debajo de los 70 euros. Esta abrupta caída se suma a la del 26 de noviembre, cuando el oro negro perdió hasta un 11,5%.

“La preocupación por los efectos sobre la demanda de la expansión de la nueva variante del coronavirus continúa ejerciendo su influencia sobre los precios. El incremento de las restricciones y los confinamientos impuestos recientemente en algunos países podrían ejercer su influencia a la baja sobre los precios en los próximos días”, explican desde AleaSoft.

Y es que, la incidencia acumulada en España -así como en el resto de Europa-, los cierres de frontera entre Francia y Reino Unido y el confinamiento total que ha decretado Países Bajos, o el que espera en Portugal en la segunda semana de enero, ha conseguido que los inversores recelen del petróleo ya que estiman que habrá más oferta de la demanda.

Otra de los principales argumentos por los que el petróleo ha sucumbido ante el mercado es el de las previsiones de la La AIE (Agencia Internacional de la Energía). El organismo advirtió la semana pasada de que el exceso de crudo a nivel mundial se disparará en 2022, y que un exceso creciente provocaría un descenso de los precios del petróleo a corto y medio plazo.


Relajación en el precio de los carburantes

La expansión de ómicron y el abaratamiento del petróleo se traducen paralelamente en una relajación en los precios de los carburantes. En concreto, de acuerdo a los últimos datos ofrecidos por el Boletín Petrolero de la Unión Europea, el coste de la gasolina y del diésel ha encadenado por cuarta semana consecutiva un abaratamiento. En concreto, llenar el depósito es un 0,6% más barato que hace quince días y los derivados del petróleo retroceden a niveles de octubre, alejándose de los máximos de mediados de noviembre.

No obstante, los combustibles se han encarecido un 25% y llenar un depósito medio de gasolina de 55 litros cuesta ahora en torno a 81 euros, unos 18 euros más que hace un año, mientras que en el caso de repostar con gasóleo asciende a 74 euros, alrededor de 16 euros más que en la misma semana de diciembre de 2020. El rally vivido en el petróleo durante estos últimos meses ha provocado que los españoles tengamos que pagar la gasolina más cara desde el año 2014.


Un futuro incierto

Aunque todo hace indicar que en el próximo boletín que emite la Unión Europea los precios de los carburantes seguirán bajando ligeramente, la incertidumbre en el mercado del petróleo y de sus derivados es máxima.

Desde la Asociación de Operadores Petrolíferos se insiste que es “difícil predecir cómo se comportará el precio del petróleo en el corto plazo debido a la volatilidad en los mercados” de la materia prima. Fuentes del mercado consultadas a este periódico también esgrimen que existen otros condicionantes para poder descifrar el coste de los carburantes durante los primeros compases de 2022 como, por ejemplo, el cambio del dólar frente al euro.

De hecho, ni tan siquiera hay consenso en el mercado. Ipek Ozkardeskaya, analista senior de Swissquote, explica en un reciente informe que “podríamos ver cómo las ventas se extienden hacia la zona de los 60 dólares en las próximas semanas».

Naeem Aslam, director de análisis de AvaTrade, destaca también que los precios del crudo están cayendo por ese temor a que el aumento de los casos de coronavirus haga mella en la demanda en los próximos meses a medida que los países se movilizan para aumentar las restricciones.

Goldman Sachs cree que ómicron apenas tendrá consecuencias para la movilidad mundial y anticipa “precios máximos históricos en los dos próximos años”.


Fuente: El Independiente