NOTICIAS


16/12/2021

Nigeria gana peso en España como socio energético gracias al petróleo y el gas


El país se mantiene como principal proveedor de crudo, aunque ha reducido las exportaciones en el último año, mientras que gana posiciones entre las naciones desde donde se importa el gas natural.




Los cerca de 5.000 kilómetros que separan España de Nigeria marcan el suministro energético de nuestro país. La nación más grande de África -con más de 200 millones de habitantes- es uno de los principales proveedores mundiales de petróleo y gas y, en concreto, un socio energético clave para España que se ha consolidado en los últimos años y que se afianza ante la crisis energética que azota al continente europeo. El Viejo Continente busca alternativas para garantizar el suministro de gas - en el caso español la situación se agrava con el cierre del gasoducto del Magreb que conecta España con Argelia a través de Marruecos- y de petróleo -cuya oferta no satisface la demanda tras la pandemia-.

Nigeria fue el principal proveedor de petróleo de nuestro país en octubre, un puesto que se disputa por meses con México, según la estadística oficial de la Corporación de Reservas Estratégicas de Productos Petrolíferos (Cores). Así, en octubre aportó 956.000 toneladas, el 19% de todo lo importado por España, y en lo que va de 2021 roza las 8,5 millones de toneladas. Pese a que en los últimos años ha incrementado su peso entre los países exportadores de crudo a España, respecto a 2020 ha reducido su presencia. En el último año, aporta el 17,6% del suministro total que recibe España, mientras que en 2020 alcanzó el 19,8%.

Mientras que Nigeria ha recuperado el primer puesto entre las importaciones de crudo, México, que ostentó ese título en septiembre, cae a la tercera posición, aunque el barril Maya todavía representa el 10,2% del total importado. Mientras, EEUU gana peso y ya suministra el 13,5% de las compras de crudo que realiza España.

En total, las importaciones de petróleo cayeron más de un 17% con motivo de la pandemia, pero en lo que va de año, aunque no recuperan el nivel previo a la Covid, se incrementan ligeramente (0,3%) pese al rally de los precios del petróleo. El barril de crudo Brent, de referencia en Europa, llegó a superar los 86 dólares, aunque en las últimas semanas ha moderado la subida y el repunte es próximo al 44%. En el caso de Nigeria, el precio de referencia para el crudo es el del barril Bonny Light que ha registrado una evolución similar al Brent en el último año y actualmente cotiza próximo a los 75 dólares.

Además, Nigeria ya es la tercera región que mayor volumen de gas natural suministra a España. En octubre representó el 15% del suministro total tras registrar uno de los mayores aumentos (+128%). Hace un año era el proveedor de algo más del 9% del gas natural importado en España. En octubre de 2020 ocupaba el cuarto puesto por debajo de Rusia, que ahora ha perdido poder.

Tras un mes crítico para llenar las reservas estratégicas de cara al invierno -en pleno 'boom' de los precios del gas natural- España disparó un 40% las importaciones de este fluido respecto a octubre de 2020. No obstante, el reparto de las importaciones ha cambiado. El gas argelino se mantiene como principal recurso para España, pero registró un descenso del 8,4% interanual, en especial por la caída del suministro por el gasoducto del Magreb (-21%), aunque se multiplicó la entrada de GNL desde este país (+387%). Por su parte, la menor dependencia de Rusia se compensó, además de con las importaciones de Nigeria, con mayores envíos desde EEUU o Noruega.


El mayor proveedor de petróleo de África

Además de su papel como socio energético para España, el país africano que preside Muhammadu Buhari cuenta con una posición destaca en el mapa energético internacional. Con una capacidad de producción de 2,5 millones de barriles al día, según destaca la propía compañía estatal, es el mayor productor de petróleo de África, el sexto país productor de petróleo más grande del mundo y uno de los países miembros de la OPEP. No obstante, Nigeria está impulsando cada vez más el gas natural, debido a su mayor volumen de reservas pero también a las presiones los grandes países para frenar el consumo de recursos más contaminantes como el petróleo.

Su capacidad de producción de ambos recursos le permiten mantener relaciones estratégicas con otros países, entre ellos EEUU. El interés es mutuo ya que el sector del petróleo y el gas representa alrededor del 10% del producto interno bruto de Nigeria y los ingresos por exportaciones de petróleo alcanzan cerca del 86% de los ingresos totales por ventas al exterior.

El principal punto en contra de este gigante energético es la inseguridad. El ministerio de Asuntos Exteriores destaca que la situación de seguridad en el Delta ha empeorado por las tensiones secesionistas. "Se siguen produciendo ataques a instalaciones petrolíferas, a pesar de la introducción de una nueva ley en materia de hidrocarburos y gas en 2021", subrayan. Sobre esta cuestión, el pasado mes de julio, el ministro de Información de Nigeria, Lai Mohammed, reconoció que el país pierde una media de 200.000 barriles de petróleo al día -más del 10% de su producción- por el vandalismo en los oleoductos.


Fuente: La Información