NOTICIAS


04/10/2021

Los carburantes se sitúan al precio más caro desde 2014


El litro de gasolina se paga esta semana en España a 1,437 euros, el más costoso desde julio de siete años atrás; el litro de gasoil alcanza 1,291 euros.




La última escalada de los precios de los carburantes para automóviles en España ya dura cuatro semanas. Según los datos publicados este jueves por el Boletín Petrolero de la Unión Europa, el precio medio del litro de gasolina se ha situado esta semana en España en 1,437 euros. El importe es ligeramente superior al de la semana pasada (un 0,04% más) y supone que es el más caro desde mediados de julio de 2014. En el caso del gasoil, el litro se ha pagado de media a 1,291 euros, lo que supone un 0,9% más que la semana anterior y el nivel más alto desde mediados de octubre de 2014.

Ambos suman cuatro semanas al alza en las que la gasolina se ha encarecido un 1,6% y el gasoil lo ha hecho un 2,5%. Se trata, en cualquier caso, de precios históricamente altos: en comparación con un año atrás, el litro de gasolina es un 23,6% más costoso y el de gasoil ha subido un 25,3%. Los importes actuales, que la Unión Europea recoge cada lunes para todos sus países miembros e incluyen impuestos y otras tasas, implican que llenar un depósito de 55 litros (la cantidad que más o menos puede repostar un coche de tamaño mediano) costaría 79 euros con motor de gasolina y 71 euros con un diésel.

Pese a la carestía, los importes en España se encuentran por debajo de la media de los Veintisiete (1,560 euros el litro de gasolina y 1,403 euros el litro de gasóleo) y de la media de los países de la eurozona (1,613 euros el litro de gasolina y 1,423 euros el litro de gasóleo). Países Bajos es esta semana el país donde quienes repostan con gasolina más tienen que pagar por cada litro de combustible (1,856 euros), mientras que Suecia encabeza la lista de países donde más se paga por el litro de gasoil (1,792 euros).

La subida de precios se produce en un contexto de alza internacional de los precios de petróleo. El brent, el barril de referencia en Europa, llegó este martes a superar los 80 dólares por barril, y su cotización al cierre se ha situado todos los días de la semana por encima de los 78 dólares. Aunque en las tres últimas jornadas ha experimentado retrocesos, desde que arrancó septiembre se ha apreciado un 9,5%. Y respecto a un año atrás, prácticamente ha doblado su precio en un contexto de fuerte demanda internacional por la recuperación de la actividad tras los primeros meses de pandemia. Los expertos esperan que los precios altos, por encima de 60 o 70 dólares por barril, se mantengan al menos hasta final de año. Además, las bajadas del mercado mayorista suelen tardar un tiempo en reflejarse en las gasolineras.

Con respecto a principios de año, llenar un depósito mediano (55 litros) de gasolina cuesta ahora mismo unos 13 euros más. Para los conductores de coches diésel, llenar el depósito es 11 euros más caro que nueve meses atrás. La subida de los combustibles, junto con la electricidad y la vigorosa recuperación del consumo son las principales causas que están impulsando la inflación de precios en España, que este septiembre se ha situado en un 4%.


Fuente: EL PAÍS