NOTICIAS


23/08/2021

Tarjetas de pago combustible


Del pago de carburante a todo un universo de servicios.




Las tarjetas de pago de combustibles se han convertido en compañeras inseparables para los profesionales del transporte, conductores y empresarios que ven en estos medios de pago electrónico no solo la forma más fácil y segura de pagar el combustible sino todo un mundo de servicios asociados que impulsan y mejoran la gestión de las empresas.

Uno de los costes de explotación principales para cualquier empresa transportista es el consumo de combustible, de gasóleo en nuestro caso, una partida que, en función del precio de adquisición, supone entre un 28 y un 30% de los costes totales. Un factor, por tanto, a tener muy en cuenta por los profesionales, pues buena parte de la rentabilidad de sus empresas está condicionada por una correcta elección de sus suministros.

Y aquí es donde entran en juego las tarjetas de pago para profesionales, un medio de pago de combustibles que con el tiempo ha evolucionado hasta ofrecer un universo de servicios asociados con los que facilitar el día a día de los profesionales, al tiempo que suponen una herramienta importantísima de fidelización en un sector sumamente competido.

Por eso, hemos querido repasar con algunos de los principales actores en este mercado, tanto la evolución de un mercado como el de los combustibles, marcado como casi todo por la Pandemia que aún nos azota, así como ese universo de servicios que crece día a día, gracias a la digitalización, el uso de aplicaciones móviles y la conectividad.


Un año complicado

Partimos de un contexto bastante complicado, en el que las ventas de carburantes de automoción cayeron en picado a lo largo de 2020. De hecho, el consumo de gasóleo bajó hasta niveles del año 2002 y el de gasolina no era tan bajo ¡desde 1973! Estos dos datos nos dan una idea de cómo de profunda fue la crisis de ventas vivida a lo largo del año pasado, con muchas estaciones de servicio sufriendo desplomes de más del 90%.

Para este año, tal y como aclara Ignacio Rabadán, director general CEEES (Confederación Española de Estaciones de Servicio), “aunque es evidente que hay síntomas de vuelta a la normalidad, lo cierto es que aún queda mucho para alcanzar cifras aceptables. De hecho, las ventas de nuestros asociados son aproximadamente un 25% inferiores a las que registraban en esta misma época del año en 2019”.

Una situación que corrobora Carlos Dimas Capelo, Director Medios de Pago y Pricing de Repsol, que afirma que “aunque la actividad de los profesionales del transporte se está recuperando, no obstante, sigue habiendo compañías con dificultades para llegar a los niveles de facturación anteriores a la pandemia”.

Para estas empresas que dan servicio a los transportistas también la pandemia puso a prueba su capacidad de reacción y la necesidad de implementar nuevas formas de trabajo y servicios para un colectivo obligado a no parar. “La rápida implementación del teletrabajo,- comenta Laurent Pouts Saint Germe, director de la filial AS 24 Española, permitió que AS 24 continúe acompañando a sus clientes día a día, sin mayores alteraciones en el servicio, brindando la misma calidad de servicio y ayudando a que dentro de la situación que todos estábamos viviendo, puedan continuar su trabajo sin grandes cambios”.

Una dura prueba, y un reto que, como asume Marta Fábregas, Chief Commercial and Marketing Manager de OnTurtle. “nos lleva a innovar y a ofrecer nuevas soluciones que puedan beneficiar empresas y conductores” y que, en su caso, ha supuesto culminar un ambicioso proyecto de remodelación de la estación insignia en La Jonquera, que se convierte en el Centro Estratégico de Atención al Cliente en ruta por Europa, un auténtico hub del transporte terrestre internacional de 25.000 m2.


¿Precio o servicio?

Sin duda las condiciones económicas, calidad, la cobertura y el servicio son variables determinantes para la elección del proveedor de movilidad adecuado. Obviamente, el consabido ahorro en el precio de carburante que, en muchos casos se mueve en una horquilla entre 10 y 14 céntimos de euro, no es nada despreciable para unos vehículos que, de media, realizan cerca de 120.000 kilómetros al año, con un consumo que ronda los 30 litros…tirando por lo bajo.

En palabras de Javier López-Aranguren, Responsable de Ventas y Medios de Pago Segmento Profesional de CEPSA, “sin duda, la elección de una tarjeta profesional para repostar es una de las decisiones más críticas que debe tomar el transportista para desarrollar su trabajo de forma idónea. Esta decisión no puede ser tomada únicamente en base a factores como el precio o la red de distribución, sino que debe ser asumida con un criterio global y conjunto”.

Para Marta Fábregas, hay distintos factores que pueden inclinar la balanza hacia uno u otro proveedor o producto, pero “en OnTurtle apostamos claramente por la calidad, tanto del servicio como del combustible, así como la proximidad y la experiencia. Ayudando a la gestión global de los servicios durante su ruta”.

Una cuestión que en el caso de Repsol fían a su “oferta diferencial” basada “en la calidad de nuestros productos, mejorados con la formulación Neotech, la capilaridad de nuestra red y la completa gama de productos y servicios ofrecidos, además de los lubricantes de última generación”, afirma Carlos Dimas Capelo.

Mas importancia recae en el precio para AS24 , ya que, en opinión de Laurent Pouts, “en la mayoría de los casos, el factor principal a tener en cuenta para los clientes es el precio final”. En su opinión, “con la autonomía actual del vehículo pesado y una buena gestión de la ruta, ambos datos se complementan, pero predominará el precio final. Como ventaja, con pocas estaciones, nuestros clientes pueden tener cubiertas sus necesidades”, sentencia.


La seguridad, un vector indispensable

Otro de los aspectos que hoy mas se cuida es el de la seguridad a la hora de utilizar cualquier medio de pago electrónico, y las tarjetas de pago de carburantes para profesionales no son una excepción. Por ejemplo, las tarjetas que suministra UTA, cuentan con la posibilidad de limitar, controlar y monitorizar en tiempo real las transacciones. “Además -señala Alfonso Díaz- ofrecemos una gama de soluciones para garantizar la seguridad de nuestras tarjetas, entre ellas la opción de bloqueo 24 horas al día durante los siete días de la semana a través del portal en línea y notificación online via email o SMS de cada repostaje. Adicionalmente, contamos con un equipo de detección dedicado específicamente al control y prevención de operaciones sospechosas”.

En el caso de La tarjeta AS24, gracias a la tecnología EMV de su chip, no se puede duplicar, “siendo un punto crucial para los transportistas a nivel de seguridad”. De la misma forma, Onturtle incorpora un código PIN a sus tarjetas, al tiempo que ofrecen un sistema online de alertas para garantizar la seguridad en el repostaje.

En Repsol se han enfocado, además de la propia seguridad de las tarjetas al control y seguridad de los repostajes, con el sistema Solred Telemat. “A través de un dispositivo instalado en el depósito del vehículo donde van grabados los datos de la empresa y el vehículo, se efectúa el reconocimiento del cliente permitiendo en el surtidor Telemat de nuestra red de estaciones el repostaje automático, sin necesidad de tarjeta ni pasar por caja”, aclara el director de medios de pago de REPSOL.


Fuente: Autónomos en ruta.