NOTICIAS


25/02/2021

¿Seguirá subiendo el precio del petróleo?


Por tanto, en los próximos meses, se podrían esperar nuevas subidas del precio del barril por una mayor depreciación del dólar y/o la retirada de producción por parte de la OPEP, no compensada por aumentos de otros productores, además de por el aumento de la demanda




El precio del petróleo volvió a remontar ayer siguiendo la tendencia de los últimos cuatro meses. El barril tipo Brent, de referencia en Europa, ha pasado de 38 dólares/barril, en noviembre del año pasado, a 66 que cotizaba ayer; una subida del 74% desde noviembre. Esta subida del crudo está arrastrando hacia arriba los precios de otras materias primas como es el caso del cobre, el aluminio, el acero, la plata, el platino y los cereales. Unos encarecimientos que han abierto el debate sobre si estamos ante el inicio de un mercado alcista prolongado de estos recursos naturales.

Oferta y demanda.

Las previsiones de un mayor crecimiento de la economía mundial, especialmente en las economías asiáticas, ha hecho que los inversores estén apostando por un aumento de la demanda de materias primas, refugiándose en ellas para mantener y aumentar el valor de su dinero. A esto hay que añadir la enorme liquidez global que alimenta la subida de estos precios apoyándose en la política de los bancos centrales de dinero gratis.

Asimismo, si se analiza el alza en el precio del crudo, hemos de tener en cuenta la reducción de la oferta. Los productores han acordado recortar su producción; especialmente lo ha hecho Arabia Saudí, que ha anunciado una reducción de su producción en un millón de barriles diarios en los meses de febrero y marzo.

Vuelve la inflación.

Esta subida de los precios del petróleo, por la mayor demanda y la menor oferta, va a suponer un regreso de la inflación. Así, para el segundo trimestre de este año se espera una subida interanual del IPC del 2% para la eurozona (UEM) y del 3% para Estados Unidos; sobre todo por el "efecto escalón": el año pasado los precios de la energía cayeron mucho durante ese periodo.

Sin embargo, los mercados saben por experiencia que, a medio plazo, los acuerdos para reducir la producción de petróleo no siempre consiguen los resultados deseados de subida de precios debido a los siguientes factores: 1) la falta de cooperación y de cumplimiento de las cuotas acordadas por los propios miembros de la OPEP cuando los precios alcanzan un determinado nivel; 2) la entrada de nuevos productores al mercado porque precios más altos permiten explotaciones más costosas, como está ocurriendo en EEUU con el fracking; 3) los incentivos e incrementos en la rentabilidad y, por tanto, en la producción de las energías renovables; y 4) la utilización en mayor medida de tecnologías que reducen el consumo de combustibles.

Un dólar más débil.

Hay que precisar también que, estando el precio del petróleo denominado en dólares, los países que pertenecen a la UEM pueden sortear mejor los efectos del encarecimiento del crudo gracias a la apreciación del euro que ha pasado de cotizar 1,08 dólares/euro hace un año a 1,22 ayer. No es casualidad que, mientras el precio del barril está teniendo una tendencia a subir, el dólar parece que se deprecia. Los productores de crudo podrían estar tratando de contrarrestar la pérdida de poder adquisitivo derivada de la menor fortaleza del dólar mediante niveles de precios más elevados.

Perspectivas de futuro.

Por tanto, en los próximos meses, se podrían esperar nuevas subidas del precio del barril por una mayor depreciación del dólar y/o la retirada de producción por parte de la OPEP, no compensada por aumentos de otros productores. Pero, sobre todo, el "oro negro" podría subir de precio por la demanda, es decir, si siguen mejorando las perspectivas de la actividad económica mundial, como parece que está sucediendo; sobre todo China que es el mayor importador mundial de crudo.

Mientras tanto, el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, señaló ayer en el Comité de la Banca del Senado que la recuperación económica de EEUU está lejos de ser completa y que el camino por delante sigue siendo muy incierto. Explicó cómo "el resurgimiento de casos de Covid-19, de hospitalizaciones y de muertes en meses recientes está causando grandes dificultades para millones de estadounidenses, lo que está pesando negativamente en la actividad económica y en la creación de empleos". En definitiva, para Powell la economía permanece muy alejada de los objetivos de empleo e inflación por lo que es probable que se mantendrá por largo tiempo la actual política monetaria expansiva de la Reserva Federal.

Por su parte, para los países no productores de petróleo, como es el caso de los miembros de la UEM, el posible crecimiento del precio del crudo podría generar un aumento de la inflación, ya que esa subida acabaría repercutiendo en los precios de los demás bienes y servicios. La inflación también podría subir si aumentase rápidamente el crecimiento económico y el empleo. Sin embargo, toda la información disponible (inflación, desempleo y crecimiento económico) apunta a que la UEM sale de la crisis, avanzando, de forma gradual, hacia una situación económica más halagüeña.

Rafael Pampillón, profesor de Economía del IE Business School.

Fuente: Expansión.