NOTICIAS


30/01/2021

El Gobierno cuela un doble impuesto a los puntos de recarga de coches eléctricos


El eléctrico más vendido en Europa cuesta 23.000 euros en España. General Motors dirá adiós a los motores de combustión en 2035. En Australia quieren cobrar a los eléctrico por cada kilómetro recorrido.




El Gobierno ha 'escondido' una sorpresa en los Presupuestos Generales del Estado 2021 que afecta a los coches eléctricos: un nuevo impuesto que gravará la instalación de cada punto de recarga.

Se trata de una doble tasa, una primera municipal que aparece recogida en la página 86 del BOE de 31 de diciembre, donde se establece que tendrá una cuantía mínima de 13,56 euros (por tanto cada Ayuntamiento podrá fijar por encima de esa cifra si así lo estima oportuno ) que tendrá que afrontar "exclusivamente, el titular del establecimiento o local en el que el punto de recarga esté instalado". Además, habrá otra cuota nacional, también de 13,56 euros, que "satisfará, exclusivamente, el propietario de los puntos de recarga".

Es cierto que la cantidad no parece muy importante, pero refleja una realidad que muchos temían: en el futuro los impuestos a los que tendrá que hacer frente la movilidad eléctrica se multiplicarán, reduciendo sus ventajas comparativas respecto a los combustibles tradicionales.

Además, tampoco resulta precisamente un aliciente para el indispensable crecimiento de la infraestructura de recarga en España.Actualmente en España hay algo más de 8.000 puntos de recarga públicos, insuficientes si, como se espera, la venta de coches eléctricos se dispara (algo inevitable ya que la oferta se va a multiplicar ya a corto plazo) y el objetivo del Gobierno Sánchez es llegar a los 100.000 en 2023.

Barcelona ya cobra por las recargas.

También se ha 'acabado el chollo' en Barcelona, que desde el 18 de enero ha empezado a cobrar por la recarga en los puntos municipales, que hasta ahora eran gratuitos.

El Ayuntamiento de Ada Colau cobrará una tasa de 50 euros anuales para los clientes particulares que usen la infraestructura habitualmente y 100 para los profesionales. Además, el precio del kilowatio/hora también será diferente dependiendo de la 'intensidad' del uso de los postes: el precio de los abonados particulares será de 0,40 €/kWh mientras que el de los menos habituales será de 0,49. En el caso de los profesionales, la tarifa se reduce a 0,35 y 0,40 respectivamente.

Por Enrique Naranjo.

Fuente: El Marca.