NOTICIAS


04/12/2020

El nuevo plan estratégico de Repsol le vale para mantener el rating


Se mantiene dos peldaños por encima del grado de especulación. Tiene el compromiso de mantener su endeudamiento bajo control.




En un año de deterioro en las calificaciones crediticias por el impacto del coronavirus, Repsol ha esquivado una posible rebaja de su nota por parte de Moody's. Con su deuda en perspectiva negativa para la agencia, la petrolera española se encontraba en riesgo de recibir una rebaja en su calificación Baa2 -lo que la deja a una cómoda distancia del grado de especulación, que se encuentra dos peldaños por debajo-, pero gracias a su nuevo plan estratégico ha logrado esquivar la amenaza. En un informe emitido por la agencia de calificación, especifican que la hoja de ruta "contiene varios elementos positivos para el crédito que indican que el mantenimiento de la calificación es clave para su estrategia y que está dispuesta a tomar medidas para proteger la misma". En su plan hasta 2025 la compañía se ha fijado como objetivo no incrementar su deuda neta con un precio del barril en 50 dólares y que su apalancamiento (medido como deuda entre su capital) se situará en una zona de confort en el 25%, con un límite máximo en el 30%.


En su plan hasta 2025 la compañía se ha fijado como objetivo no incrementar su deuda neta con un precio del barril en 50 dólares.


"El plan presentado tiene como objetivo ser autofinanciado en el caso base de la compañía. Está centrado en la maximización de la generación de caja por los negocios de producción y refino para financiar el crecimiento de la compañía en la generación de energía baja en carbón, una estrategia que debería servirle para lograr las emisiones 0 en 2050", explican desde Moody's. Ya antes de presentar su plan estratégico, la compañía explicaba en los resultados del primer semestre que "los recursos líquidos mantenidos por el Grupo al final del semestre en forma de efectivo y líneas de crédito disponibles superan ampliamente los vencimientos de deuda a corto plazo y más allá, hasta el año 2029, sin necesidad de refinanciación". Así las cosas, Moody's sigue siendo la agencia más negativa con respecto a la petrolera. Las otras dos grandes -S&P y Fitch- le otorgan una calificación de BBB, que es el equivalente a la nota otorgada por la primera, pero mantienen su perspectiva en estable.


Fuente: eleconomista.es