NOTICIAS


09/11/2020

El precio del petróleo, al margen de la disputa entre Joe Biden y Donald Trump


Para el mercado del petróleo el voto en Estados Unidos es un espectáculo secundario que apenas afecta al precio, según el banco suizo Julius Baer.




El precio del petróleo desciende de su barrera de los 40 dólares/barril pero las causas hay que mirarlas más allá de lo que está en primera línea mediática. Según Norbert Rücker, director de economía e investigación de próxima generación del banco suizo Julius Baer, el thriller sobre las votaciones de Estados Unidos capta nuestra atención y sacude los mercados financieros, incluido el petróleo. Sin embargo, si bien absorbe gran parte de nuestra atención, el voto de Estados Unidos es principalmente un espectáculo secundario para el mercado del petróleo, y es poco probable que impulse las tendencias establecidas. Según su análisis, los suministros de petróleo continúan reduciéndose a medida que la demanda mundial se recupera mientras la producción sigue restringida. El estado de ánimo del mercado solo puede mejorar a partir de los niveles deprimidos de hoy.


Aún así la novela de suspenso sobre las votaciones en Estados Unidos provoca cierta volatilidad en los mercados petroleros. Pero tras un aumento inicial, los precios bajaron a USD 40 por barril. Por eso, para los analistas de esta entidad suiza, "todavía creemos que la votación de Estados Unidos es principalmente un espectáculo secundario que es poco probable que impulse las tendencias establecidas".


Dicho esto, el resultado de la votación en sí mismo podría ser algo negativo para el dólar estadounidense, lo que se traduce en un leve viento de cola para las materias primas en general. Sin embargo, las tendencias de deflación de costes aceleradas a través de la consolidación comercial y las monedas deprimidas de la economía de materias primas probablemente sigan siendo el elemento dominante negativo en el precio del petróleo.


En su opinión, es probable que el resultado de la votación reviva el estímulo económico, que debería aumentar un poco la demanda mundial de petróleo. Sin embargo, el riesgo de una segunda ola pandémica que resurja en América del Norte es el factor de riesgo a corto plazo a tener en cuenta. Por último, el resultado de las elecciones conlleva algunos riesgos políticos de cola, como el posible alivio de las tensiones con Irán. El regreso del país al mercado petrolero, por supuesto, retrasaría el proceso de normalización, pero permanece abierto si sucederá en volúmenes que abrumarían el mercado petrolero. El mercado del petróleo debería seguir viendo una escasez de suministros, una tendencia que las estadísticas oficiales de EEUU continúan confirmando, y el ánimo del mercado solo podría mejorar a partir de los niveles deprimidos de hoy.


Fuente: elespañol.com